Los escritores a querer o no miembros de una orden medicante: J E Pacheco; al recibir el premio “Cervantes” en la Universidad de Alacla De Henares

En medio del horror, en pie la gloria del Quijote: Pacheco

Todo cambia día a día, todo se destruye. Sin embargo, en la catástrofe, hoy como nunca son capaces de darnos una respuesta, el misterio y la gloria del Quijote, dijo el poeta mexicano al recibir el Premio Cervantes.

Afp

José Emilio Pacheco recibió el premio Cervantes. Reuters

Alcalá de Henares. El escritor mexicano José Emilio Pacheco resaltó este viernes, al recibir el premio Cervantes, el misterio y la gloria del Quijote, ya que -dijo- ” es capaz de dar respuestas hoy, como nunca, en medio de la catástrofe, al centro del horror que nos cerca por todas partes”.

Al pronunciar un discurso después de recibir el galardón 2009, señaló que “nada de lo que ocurre en este cruel 2010, de los terremotos a la nube de ceniza, de la miseria creciente a la inusitada violencia que devasta a países como México, era previsible al comenzar el año”.

“Todo cambia día a día, todo se corrompe, todo se destruye. Sin embargo, en medio de la catástrofe, al centro del horror que nos cerca por todas partes, siguen en pie, y hoy como nunca son capaces de darnos respuestas, el misterio y la gloria del Quijote”, dijo.

Al recibir el máximo galardón de las letras en lengua española, de manos del rey Juan Carlos I de España en la Universidad de Alcalá de Henares (cerca de Madrid), Pacheco dijo que “El Quijote es muchas cosas pero es también la venganza contra todo lo que Cervantes sufrió hasta el último día de su existencia”.

“Si recurrimos a las comparaciones con la historia que vivió y padeció Cervantes, diremos que primero tuvo su derrota de la Armada Invencible y después, extracronológicamente, su gran victoria de Lepanto: El Quijote es la más alta ocasión que han visto los siglos de la lengua española”, añadió.

Pacheco, de 70 años, recibió el Cervantes, dotado con 125 mil euros, en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, cuna del creador de El Quijote, Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616), coincidiendo, como cada año, con el aniversario de la muerte del maestro español.

En un corto discurso, el poeta y novelista mexicano de la generación de los años 50, autor de obras como los poemarios Islas a la deriva, aludió a la penuria vivida por Cervantes y por los escritores en general.

“La situación sólo ha cambiado de nombres: casi todos los escritores somos, a querer o no, miembros de una orden mendicante”, lamentó el poeta, que esta semana indicó que destinará los 125 mil euros (unos 169 mil dólares) del premio a gastos de hospitales.

Ello “no es culpa de nuestra vileza esencial, sino de un acontecimiento ya bimilenario que tiende a agudizarse en la era electrónica”, denunció, y estimó que “internet es al mismo tiempo la cámara de los horrores y el Retablo de Maravillas”, en un guiño a otra obra de Cervantes.

Pacheco, que dijo que le habría gustado que “el Premio Cervantes hubiera sido para Cervantes”, recordó el momento en que de niño tuvo su primer contacto con el Quijote al verlo en una obra de teatro que le hizo descubrir “que hay otra realidad llamada ficción”.

El rey Juan Carlos, que recordó que el Cervantes quiere “honrar y reconocer la labor de aquellos escritores cuya obra haya contribuido a enriquecer de forma notable el patrimonio de la lengua” española, destacó de Pacheco una “diversidad creativa” que “ha estado siempre teñida de un profundo sentimiento de cercanía humana”.

El monarca, que recordó el “vibrante” poema “Las ruinas de México”, sobre el terremoto de 1985 en la capital mexicana, dio las gracias a Pacheco por sus investigaciones sobre escritores mexicanos menos conocidos, y a México por su aportación a la cultura.

Y la ministra española de Cultura, Angeles González-Sinde, dijo del galardonado que es “un maestro en el misterio del manejo del tiempo” y “un gran fabulista”.

El multipremiado escritor (Ciudad de México, 1939), que el año pasado recibió el Reina Sofía de poesía iberoamericana, es miembro de la generación de los años 50 junto a autores como Carlos Monsiváis, Sergio Pitol y Juan Vicente Melo.

Entre sus obras están los poemarios Los trabajos del mar, Irás y no volverás y Miro la tierra y las novelas Batallas en el desierto y El principio del placer.

El Cervantes es entregado alternativamente a autores españoles y latinoamericanos y lo obtuvo el año pasado el español Juan Marsé y el anterior, el argentino Juan Gelman.

En ediciones anteriores lo ganaron Alejo Carpentier, Jorge Luis Borges, Juan Carlos Onetti, Octavio Paz, Ernesto Sábato, Alvaro Mutis y Mario Vargas Llosa, entre otros.

Esta entrada fue publicada en Mundo.