Querétaro 1917

Querétaro a los alrededores de 1917

Los movimientos armados y las intervenciones extranjeras han sido enemigas de la prosperidad de Querétaro. En 1885, por ejemplo, fueron saqueadas, las casas de comercio, quemados sus archivos públicos, el pueblo perseguido y diezmada su población por la recluta forzosa.
Otro ejemplo fue el Sitio de Querétaro que en 1867 acabó de herir de muerte el progreso de la ciudad, destruidas sus fincas y extorsionados sus habitantes y se rindió a la discreción de su destino.

La revolución en Querétaro pasó a ser un hecho tangible cuando las fuerzas huertistas tomaron la ciudad en octubre en 1913 y de allí sucedieron en cascada la estancia y paso de las diferentes facciones del movimiento revolucionario

El Coronel Federico Montes, carrancista, aumentó los salarios de los peones, cambió el nombre de las calles, por serles ridículos, saqueó nuestro patrimonio cultural, principalmente compuesto por arte sacro.

Pancho Villa llegó después, expropiando casas también de nuestro orgullo local como la Casa Mota entre muchas y mermó la población con la famosa “Leva”

Para 1916 Querétaro era ya un estado constitucionalista y pese a una parte de su sociedad se comenzaron a dar los cambios sociales, como la educación y las relaciones laborales.
Después de promulgada la constitución de 1917 Querétaro, los cambios sociales que le sucedieron permitieron que las fuerzas políticas que habían gobernado a el estado ancestralmente cambiaran y dieran en manos de la clase media y los llamados “rancheros” a cambio del término del poder de la aristocracia y de los hacendados.
Historia y búsqueda de una constitución

En 1910 se inicia la lucha armada conocida como Revolución Mexicana en respuesta a las desigualdades sociales, económicas y políticas generadas por la permanencia del presidente Porfirio Díaz en el poder por más de 30 años.

Venustiano Carranza, en su carácter de primer jefe del Ejército Constitucionalista, convocó en diciembre de 1916 al Congreso Constituyente para presentar un proyecto de reformas a la Constitución de 1857.

El documento sufrió numerosas modificaciones y adiciones para ajustarse a la nueva realidad social del país.

El Congreso Constituyente contó con diputados de todos los estados y territorios del país, con excepción de Campeche, Quintana Roo.

Estuvieron representadas ahí diversas fuerzas políticas: los carrancistas o “renovadores”, como Luis Manuel Rojas, José Natividad Macías, Alfonso Cravioto y Félix F, Palavicini.
Los protagonistas o “radicales”, como Heriberto Jara, Francisco J. Múgica, Luis G. Monzón, y también los independientes.

Una vez hechas tales modificaciones, el documento constitucional se promulgó el 5 de febrero de 1917 en el Teatro de la República de la ciudad de Querétaro.

En Busca de Nuestra Carta Magna

Junta Suprema Nacional Americana

La historia del Congreso de la Unión de los Estados Unidos Mexicanos, como depositario del Poder Legislativo Federal, se remonta al año de 1811 cuando, tras el fusilamiento de Miguel Hidalgo y de los primeros líderes insurgentes, José María Morelos estableció la primera junta representativa de la nación mexicana, denominada oficialmente Junta Suprema Nacional Americana, la cual se reunió en Zitácuaro, por lo que fue llamada Junta de Zitácuaro.

José María Morelos siempre tuvo presente la necesidad de la organización política del movimiento insurgente, y en esta organización era fundamental la redacción de una Constitución y el establecimiento de un cuerpo legislativo de representantes de la nación.

Por ello, la redacción de la Constitución era el principal objetivo de la Junta de Zitácuaro.
La ciudad de Zitácuaro fue tomada e incendiada por los realistas, como castigo por albergar a la Junta.

El Congreso de Chilpancingo y la Constitución de Apatzingán

Primer Congreso de Anáhuac

Tras tomar la ciudad de Oaxaca, el 25 de noviembre de 1812, Morelos consideró necesario organizar una nueva junta legislativa y, luego de la caída de Acapulco en abril de 1813, se eligió a Chilpancingo como la sede del Primer Congreso de Anáhuac, que se inauguró el 6 de septiembre de 1813.

A consecuencia de ello, la junta se estableció en Apatzingán y el 22 de octubre de 1814 promulgó la primera constitución de México, la Constitución de Apatzingán.

Este texto constitucional establecía un Congreso depositario del poder legislativo, denominado oficialmente el Congreso de Anáhuac, que se reunió por primera vez en la Parroquia de la Asunción, en la ciudad de Chilpancingo, por lo cual se conoció desde entonces como el Congreso de Chilpancingo.

La más importante obra de éste fue la promulgación de los Sentimientos de la Nación, redactados por Morelos.

Al consumarse la independencia en 1821, el gobierno provisional convocó a la elección de un Congreso Constituyente, que asumió el poder legislativo, estableció la monarquía constitucional y eligió Emperador de México a Agustín de Iturbide.

Tras la caída de Iturbide, el Congreso se volvió a reunir y eligió el sistema republicano, debatiéndose entonces entre la forma centralista y la federal.

Consecuencia fundamental de una o de otra, estaba la determinación de la unicameralidad o bicameralidad del Congreso.

Constitución de 1824

Gracias al impulso de Fray Servando Teresa de Mier y de Miguel Ramos Arizpe, se adoptó el sistema federal, al promulgarse la Constitución de 1824 y, con ella, la división del Congreso en dos cámaras: la de Diputados, representantes de la población, y el Senado, en representación de los estados de la Federación.

La primera sede del Congreso fue la Iglesia de San Pedro y San Pablo y, a partir de 1829, fue el recinto legislativo del primer piso del Palacio Nacional, donde se radicó hasta 1872.

Las vicisitudes políticas de los primeros años de la independencia de México tuvieron como consecuencia numerosas disoluciones y convocatorias del Congreso, cambios constitucionales que modificaban sus atribuciones.

Constitución de 1857

Con la promulgación de la Constitución de 1857 se suprimió el Senado y se estableció el Congreso unicameral, manteniéndose el sistema federal.

Finalmente, en 1874, el presidente Sebastián Lerdo de Tejada propuso la restauración del Senado de la República, que volvió a quedar constituido el 13 de noviembre de 1874, y el Congreso quedó constituido desde entonces en forma bicameral.

El Senado restablecido y constitucionalmente electo se instaló el 16 de septiembre de 1875, para la VIII Legislatura

El Constituyente de 1917

El 19 de septiembre de 1916 se publicó a nivel nacional la convocatoria para la elección de diputados al Congreso Constituyente, para iniciar el 20 de noviembre.

Resultaron electos diputados por Querétaro: José Ma. Truchuelo, Juan N. Frías y Ernesto Perrusquía.

Las sesiones se iniciaron en lo que conocemos por el Auditorio “Esperanza Cabrera” de la Facultad de Bellas Artes y se eligieron en colegio electoral para calificar cada elección.
El 25 de noviembre regresó a Querétaro Venustiano Carranza.

Recibido en la Garita de México o entrada por Los Arcos, conducido a la Casa que conocemos por “Casa Mota” que fue declarada Palacio Nacional.

El uno de diciembre de 1916 se abrió el período único de sesiones del Congreso Constituyente de los Estados Unidos Mexicanos, presidido por el diputado Luis Manuel Rojas y la presencia de Venustiano Carranza, Jefe del ejército constitucionalista y encargado del Poder Ejecutivo del País.
Carranza dijo en esa ocasión:

“Toca ahora a vosotros coronar la obra, cuya ejecución espero dediqueis toda la fe, con todo el ardor y con todo el entusiasmo que de vosotros espera vuestra patria, en las que tiene puestas sus esperanzas y aguarda ansioso el instante en que le de instituciones sabias y justas”.
Las sesiones se realizaron diariamente, a veces hasta tres sesiones diarias del primero de diciembre de 1916 al 31 de enero de 1917 y se firmó por todos los asistentes el original que reformó la constitución de 1857, rindiendo protesta de cumplirla los representantes asistentes
Venustiano Carranza, presente en el acto hizo lo mismo y el Presidente del Constituyente Luis Manuel Rojas, clausuró las sesiones.

El 5 de febrero de 1917, por bando solemne se promulgó en el Palacio de Gobierno y por carteles en toda la ciudad la Constitución aprobada, habiéndose dado una manifestación popular por tal hecho.

La Constitución de 1917 es una obra del Ejército Constitucionalista de Venustiano Carranza, convocó al Congreso Constituyente de Querétaro de 1917.

Decreto de 14 de septiembre de 1916

Por convocatoria de 19 de septiembre de 1916, especificando que el Constituyente debería de reunirse en la ciudad de Querétaro.

La primera junta preparatoria debería tener lugar el 20 de noviembre de ese año del 16.
Por el problema de circulación de los trenes, pero también por simbolismo revolucionario, Carranza hizo el viaje de la ciudad de México a Querétaro a caballo en cinco días, para declarar instalado el Constituyente, por lo que a la junta preparatoria celebrada el 20 de noviembre, sin la presencia de Carranza, no se le dio validez, sino a la de la mañana del día 21.

Las juntas preparatorias, que fueron del día 21 al 30 de noviembre, se dedicaron a elegir la Mesa Directiva del Colegio Electoral, a la discusión de credenciales, al nombramiento de Mesa Directiva del Congreso.

Las juntas preparatorias se desarrollaron en la escuela de Bellas Artes de Querétaro.
Una vez instalado el Congreso Constituyente, en el Teatro Iturbide, que cambiaría su nombre a Teatro de la República, se empezó a trabajar el primero de diciembre de 1916, principiando por hacerse algunas adaptaciones al Reglamento del Congreso de la Unión, nombrándose las comisiones.

Propiamente el 12 de diciembre, se inician los debates en torno del Proyecto de Reformas a la Constitución de 1857 presentado por Venustiano Carranza, cuyo autor lo fue José Natividad Macías.

El proyecto era de reformas a la Constitución de 1857, mas los debates desembocaron en una nueva Constitución, que se dice fue la primera Constitución político-social del mundo, por haber consagrado al lado de las garantías individuales, garantías sociales.

Dice Jesús Romero Flores, en su Historia del Congreso Constituyente, que el Congreso Constituyente estuvo integrado por un total de 220 constituyentes, agrupados de la siguiente manera:

56 abogados, 21 médicos, 18 ingenieros, 13 generales, diez coroneles, cinco mayores, ocho periodistas, 15 profesores, 16 de otras profesiones y 24 obreros.

El número mayoritario, con un 25.4 por ciento, lo formaron los abogados, luego le siguen los militares, y después los obreros, llamando la atención que no hubiera ningún campesino, cuando la revolución fue eminentemente campesina

Es de hacerse notar que, en el Constituyente, predominaron los universitarios.
En el Constituyente actuaron fundamentalmente dos grupos: el de los renovadores y el de los jacobinos.

Los renovadores estaban encabezados principalmente por José María Cravioto y Félix Fulgencio Palavicini.

Entre los jacobinos, figuraban Francisco Múgica, Heriberto Jara, Luis G. Monzón, Jorge E. Von Versen, Nicolás Cano y Carlos L. Gracidas.

Juan de Dios Bojórquez, constituyente por Sonora, dice que el grupo radical estaba formado por las dos terceras partes del número total de los constituyentes.

Asienta también que los mejores discursos fueron pronunciados por Francisco J. Mújica, Hilario Medina, Enrique Colunga, José María Cravioto y Luis Manuel Rojas.
Los trabajos del Constituyente terminaron a las 3:45 p.m. del 31 de enero de 1917; a las cuatro y media tendría lugar la sesión de clausura.

El Plan de Guadalupe de 26 de marzo de 1913.
Eso justifica el entusiasmo de los constituyentes, algunos de los cuales habían sido firmantes del Plan de Guadalupe, al lanzarse por las calles de Querétaro, una vez consumada la hazaña de la Constitución, cantando La Marsellesa como himno de libertad y la Adelita como himno de amor revolucionario, himno arrietista por cierto.

Conforme al artículo 15 de la convocatoria al Constituyente, los diputados al Congreso Constituyente percibirían durante el tiempo de sus funciones la cantidad de sesenta pesos diarios y los gastos de viaje, tanto de ida a la ciudad de Querétaro, como de regreso a su lugar de origen.

Las legislaturas llevan un número ordinal en sucesión desde que la primera fue electa conforme a la Constitución de 1857, el 16 de septiembre de 1857, cuando se instaló la I Legislatura del Congreso de la Unión de México.

Hasta 1934, las legislaturas tenían una duración de dos años únicamente, y fue hasta ese año cuando la XXXVI Legislatura se eligió por primera vez para un periodo de tres años.
Antecedentes

La Constitución de 1917 es una aportación de la tradición jurídica mexicana al constitucionalismo universal, dado que fue la primera constitución de la historia que incluye los denominadas derechos sociales, dos años antes que la Constitución de Weimar de 1919.

Entre los cambios respecto de la Constitución de 1857, se encuentran la eliminación de la reelección del presidente de la República y el cargo de vicepresidente.

La promulgación de la Constitución de 1917 es el resultado directo de la política mexicana; esta constitución tomó como base fundamental la Constitución de 1857, sin embargo fueron tomados como referencia otros proyectos constitucionales aprobados anteriormente.

Se consideran como antecedentes constitucionales, ya sea por su valor doctrinario o por su aplicación real, los siguientes:

• La Constitución Mexicana de 1811, elaborada por Ignacio López Rayón (1811).

• La Constitución Política de la Monarquía Española, también conocida como constitución de Cadiz o Constitución española de 1812 (18 de marzo de 1812).

• El documento “Sentimientos de la Nación” de José María Morelos y Pavón (14 de septiembre de 1813).

• El Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana (22 de octubre de 1814).

• El Reglamento provisional político del Imperio mexicano (18 de diciembre de 1822).

• El Acta Constitutiva de la Federación Mexicana (31 de enero de 1824).

• La Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos de 1824 (4 de octubre de 1824).

• Las Bases para la nueva Constitución y Leyes constitucionales, conocidas como Siete Leyes o Constitución de 1836 (23 de octubre de 1835 y 29 de diciembre de 1836).

• Las Bases Orgánicas de la República mexicana de 1843 o Constitución de 1843 (12 de julio de 1843).

• El Acta de reformas de 1847 y el Acta constitutiva y de reformas de 1847 (5 de abril y 21 de mayo de 1847).

• La Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos de 1857 (5 de febrero de 1857).

• El Estatuto provisional del Imperio Mexicano o Constitución de 1865 (10 de abril de 1865).

• El Programa del Partido Liberal Mexicano de 1906 (1 de julio de 1906).

Autores

La autoría del texto constitucional se le reconoce, entre otros, a:
Félix F. Palavicini
Francisco José Múgica Velázquez
Pastor Rouaix Méndez
Heriberto Jara Corona
Cándido Aguilar Vargas
Rafael Martínez de Escobar
José Rodríguez González
José Natividad Macías
Alfonso Cravioto

Reformas

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917 ha sido en lo general la que ha sufrido menos cambios desde su aprobación por Venustiano Carranza, al finalizar la Revolución en contra de Porfirio Díaz, quien en su periodo de gobierno olvidó e incumplió la Constitución de Ignacio Comonfort de 1857, aboliendo la libertad en favor de los ricos y los extranjeros de entonces. En el periodo de Carranza se retoma la Constitución, se amplía donde favorece al desarrollo del Pueblo Mexicano y se rescriben aquellas partes que no eran muy claras. Desde entonces todo lo que se cree obsoleto se elimina y se reforma de acuerdo a la época que se vive.