” Valle de Bravo “

Valle de Bravo: Pueblo mágico y fuera de serie

CASCADA “VELO de Novia” en Avándaro.

Organización Editorial Mexicana

Sofía Valor*

Considerado como uno de los Pueblos Mágicos más bellos de México (título que se le dio el 2 de marzo de 2005), Valle de Bravo ofrece a sus visitantes una amplia gama de actividades, que van desde recorrido por la ciudad y deportes de aventura y alto riesgo, hasta sitios especiales para relajarse y convivir con la naturaleza en un ambiente de lujo y confort.

De arquitectura colonial, calles empedradas, clima cálido y paisajes naturales fuera de serie, Valle, como se le conoce coloquialmente, fue fundado hace 479 años por Fray Gregorio Jiménez de la Cuenca, conocido como primer evangelizador de los matlalzincas.

Bautizado con diferentes nombres, los matlalzincas le llamaron, inicialmente, Temascaltepeque, que en náhuatl significa “Cerro de los baños de vapor”. Durante la Colonia se le nombró “Pueblo de San Francisco de Temascaltepec” y a partir de la Independencia recibió los nombres de Temascaltepec del Valle, Villa del Valle y Ciudad Bravo.

En 1861, por decreto de la legislatura del estado y en honor al héroe de la Independencia Nicolás Bravo, rebautizaron la región como Ciudad de Valle de Bravo. Finalmente, en 1971 se le denominó Ciudad Típica de Valle de Bravo.

* Recorrido de lujo

Sin duda, uno de los principales atractivos de Valle de Bravo es su lago, fruto de la construcción de la planta hidroeléctrica de Ixtapatango y que en 1980 se llamaría Sistema Hidráulico Miguel Alemán. La Cuenca Valle de Bravo-Amanalco es una de las generadoras de agua más importantes de las seis que conforman el Sistema Cutzamala, el cual abastece el 40 por ciento del agua potable consumida en el área metropolitana de la Ciudad de México y Toluca (proveyendo 15.6 metros cúbicos de agua por segundo).

Con una superficie de 21.1 kilómetros cuadrados y una profundidad de 35 metros, esta importante obra hidráulica es el atractivo turístico principal de la zona. En sus tranquilas aguas se practican infinidad de deportes acuáticos, entre otros: veleo, sky acuático, kayak, tabla vela, pesca deportiva, además de paseos en lancha y recorridos en yates colectivos.

Y aunque muchos pudieran pensar que Valle de Bravo no hay mucho que conocer, excepto el pueblo y la presa, basta con acercarse a uno de los mejores hoteles de la zona, el hotel Misión, Refugio del Salto, y pedir información sobre los puntos principales que el visitante no se puede perder.

El hotel Misión tiene varios paquetes turísticos que abarcan infinidad de actividades para todos los gustos. Así, por ejemplo, para aquellos que les gusta caminar por la ciudad, la visita al parque “El Pino” es una opción excelente. Este remanso de paz, con un ahuehuete de 700 años de edad conocido por los vallesanos como El Pino, fue fundado por Gregorio Jiménez de la Cuenca el 15 de noviembre de 1530.

Instalado en una plazoleta, construida en 1973, además de una pequeña cascada de agua que cae tímidamente al fondo de ésta, también se pueden admirar cabezas monolíticas de serpiente, las cuales datan de la época prehispánica.

Valle de Bravo cuenta con tres maravillosas cascadas: cascada Río del Molino, un lugar ideal para realizar caminatas y días de campo; cascada Refugio del Salto, la cual forma parte del espectacular paisaje natural del hotel Misión, y la cascada Velo de Novia, muy cerca de Avándaro, y que debe su nombre, según la leyenda que cuentan los niños del lugar, a la hermosa mujer que al ser plantada por su novio frente al altar el día de su boda, llena de dolor y vergüenza vestida con su traje blanco corrió hasta la cascada y se lanzó perdiendo la vida.

* Su religiosidad

Como en todas las ciudades coloniales de México, sus templos son otro de sus grandes atractivos. Así, por ejemplo, está la parroquia de San Francisco de Asís, conjunto contemporáneo que posee en su portada un par de columnas y arcos que comunican a las tres naves de la planta basilical, en donde se encuentra una pila de agua bendita y una bautismal de una sola pieza, la cual data del siglo XVII. Al centro del altar mayor está la imagen tallada en madera de San Francisco de Asís, patrono de la ciudad.

El templo del Señor de Santa María también forma parte del recorrido que ofrece el hotel Misión. Ubicado en el centro de la ciudad, en el altar principal se puede observar la imagen de un Cristo Negro. Considerada como muy milagrosa, no sólo acuden a visitarla los vallesanos, sino que de todos los puntos del país llegan sus fieles devotos a visitarla.

Y lo que de ninguna manera se puede perder el visitante de Valle de Bravo es la Casa de Oración “Carmel Maranathá”, un espectacular centro de retiros espirituales que pertenece a la orden de los Carmelitas Descalzos, el cual fue creado por Fray Miguel Ángel Alonso en 1975, con el fin de ofrecer un sitio de oración y reflexión a través de la meditación y la contemplación.

La Casa de Oración Maranathá, que significa “Ven Señor”, está abierta al público de martes a viernes con un horario de 10:00 a 13:30 y de 16:00 a 18:00 horas, y en sus diferentes capillas se pueden apreciar piezas religiosas de gran valor artístico.

Valle de Bravo es una región para cargarse de energía y prueba de ello es el Stupa Budista, edificación donde convergen gran cantidad de simbolismos. Cabe mencionar que la tradición de la Stupa ha sido llevada a diversos países del mundo, como un aspecto integral del Dharma (palabra sánscrita que significa “religión”, “ley natural”, “orden social”, “conducta adecuada” o “virtud”), que busca que las generaciones venideras mantengan una conexión estrecha con los grandes maestros del budismo.

* Deportes sólo para valientes

Pero el menú de atractivos turísticos en Valle de Bravo no termina aquí. Como hay de todo y para todos, también posee museos, galerías de arte, mercados de artesanías, boutiques, una gastronomía excepcional y, por supuesto, deportes, muchos de ellos para quienes disfrutan de la adrenalina. Así, por ejemplo, está el rappel, tirolesa, ultra ligero, ala delta, paramente, ciclismo de montaña, motocross, enduro, wakeboard, go karts, gotcha. Pero para los más tranquilos también hay diversión. Valle cuenta con diversos clubs de yates y campos de golf de primer nivel, en los cuales constantemente se realizan torneos nacionales e internacionales.

Se les antojó, ¿verdad? Pues todavía hay más. De los meses de noviembre a marzo, el hotel Misión Refugio del Salto también organiza una excursión al maravilloso santuario de la mariposa monarca.

No cabe duda, Valle de Bravo no sólo es un Pueblo Mágico, sino una verdadera caja de sorpresas, y lo mejor: está a tan sólo dos horas y media del Distrito Federal. Un sitio perfecto, para unas vacaciones de fin de semana, fuera de serie.

Esta entrada fue publicada en Mundo.