Gerardo Proal y su pintura

Gerardo Proal de la Isla inaugura en el IPN

Diario de Querétaro

Redacción

Querétaro, Querétaro.- “Belleza entre espinas”, exposición de 40 piezas que muestran la belleza de las cactáceas queretanas y “Vivir así”, compuesta por 24 retratos de representantes de la cultura mexicana, obras del fotógrafo Gerardo Proal de la Isla, fueron inauguradas en las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional en la Ciudad de México.

La primera serie se exhibe en el vestíbulo de la Unidad Profesional Adolfo López Mateos y la segunda en la galería de rejas, “Antonio Rodríguez”, hasta el 25 de junio, fecha contemplada para su clausura.

Yoloxóchitl Bustamante Díez, directora del IPN, quien encabezó el evento inaugural, aseguró que “Belleza entre espinas” es una exposición de impactantes fotografías en la que cardos y espinas unidos en su esencia florecen en desiertos y montañas; mientras que “Vivir así” es la oportunidad de deleitarnos de testimonio de la vida en los rincones de México, a través de sus modelos preferidos como niños y ancianos como principio y fin del reloj humano.

Por su parte, el maestro Emiliano Sánchez Martínez, director del Jardín Botánico de Cadereyta al presentar la muestra “Belleza entre espinas”, aseguró que se tratan de la secuencia de un príncipe de la fotografía que también deja abierta a la imaginación e interpretación, pero sobre todo, acentúa la importancia de la flora queretana como una casualidad necesaria.

Para Proal de la Isla “Belleza entre espinas”: “representa una oportunidad de salirse de lo urbanamente cotidiano y asomarse a la naturaleza, a la que cada día hacemos menos, para encontrar detalles tan simples que trasmiten mensajes en la flora y los seres vivos, que se expresan y nos mantienen estrechamente vinculados”.

Con respecto a “Vivir así”, se dijo que ésta va más allá de la conjunción de una serie de momentos detenidos en el tiempo, traduciéndose como “la vida misma”, convertida en miradas, gestos, movimiento. Niños y viejos, como principio y fin del reloj humano. Y señalados como los modelos preferidos de Proal.