“Una carta de despedida”

Carta de despedida a Jtatik Samuel

Jtatik Samuel:

Aquí venimos a verte, venimos a visitar a tu cuerpo, a hablar a tu alma. Tú ya te fuiste, dejaste la tierra, ya no comerás más lo dulce y lo agrio. Nuestro Creador, Nuestro Formador, te han llamado a descansar, porque ya hiciste lo que tenías qué hacer. Jtotik Samuel, aquí quedamos todavía tus hijos, tus hijas. Nosotros seguiremos caminando, nosotras vamos a seguir luchando por nuestros derechos, por la paz y la justicia. Claro, si no nos hubieras enseñado, si no hubieras vivido con nosotros y nosotras, no sabríamos defendernos. Si no hubieras venido aquí a Chiapas, seguiríamos viviendo como esclavos, ciegos y subordinados por el mal gobierno.

Gracias Jtatik Samuel, que nuestro Papá-Mamá Dios te regaló 86 años de vida. Dios te dio un alma y corazón grande. Nunca te dio miedo luchar contra los poderosos. Nunca le tuviste miedo a las armas. Los obstáculos que te pusieron los poderosos, pudiste todo superar.

Te vas al lugar donde Dios Papá-Mamá te llamó; pero tu espíritu, todo el trabajo que nos enseñaste y compartiste aquí se quedan en nuestras comunidades y en nuestro pensamiento y corazón.

Nosotros y nosotras de la Organización Sociedad Civil Las Abejas mucho te agrademos por enseñarnos a luchar por la via pacífica como luchó Jesús. Gracias por enseñarnos la Teología India, gracias por la Teología de la Liberación.

Jtotik Samuel, te vas, pero te quedas en nuestro corazón. Te vas, pero los frutos de tu trabajo aquí seguirán dando más frutos. La Organización Las Abejas es un ejemplo de esos tantos frutos de tu trabajo. Gracias Jtotik Samuel ya no caminamos encorvados. Ya no bajamos la cabeza al “poderoso”, gracias a ti.

Jtotik, te pedimos muchas disculpas si no te tomamos en grande, si hay veces no nos portamos bien contigo. Discúlpanos por todo. Jtotik tú eres nuestro Hermano, tú eres nuestro Padre, tú eres nuestro Abuelo. Tú eres un ejemplo de un gran cuidador del pueblo oprimido y organizado.

Jtotik Samuel, Caminante del Mayab, ahora has emprendido un viaje, aquí estamos ahora para pedirle al Ajau que te conduzca sin problemas al lugar donde te llamaron. Sabemos que Papá-Mamá Dios ahí te esperan ya.

Jtotik Samuel, te pedimos que no nos olvides, que cuando hables con nuestro Papá-Mamá Dios les saludes de nuestro parte. Diles por favor que la masacre de Acteal sigue impune. Jtotik Samuel; hermano, Padre, Abuelo, esperamos encontrarte de nuevo en la casa de nuestro Papá-Mamá Dios, junto a nuestros Mártires de Acteal.

Fraternalmente

La voz de la Organización de la Sociedad Civil “Las Abejas”

Esta entrada fue publicada en Mundo.