“Los apretados” por Mario Rodríguez

“Aquellos tiempos”.

Mario Rodríguez Estrada.-

“EL CORAZON ES CENTRO, PORQUE ES LO UNICO DE NUESTRO SER QUE DA SONIDOS”.-María Zambrano.-(1904-1991).-filósofa española.-
La música en la ENEF.-Parte II.-

Muchos de nuestros condiscípulos, además de ser excelentes alumnos-deportistas, le hacían con sin igual alegría a la música…Ulíbarri y Sevillita formaban un dueto sin par, rascaban la guitarra como verdaderos maestros, y sus bien templadas voces, se acoplaban mejor que muchos de los integrantes de los más famosos tríos, con los cuales, por cierto, tenían mucha amistad, alternando con ellos en varios eventos; Ulíbarri un buen plantado tamaulipeco, poseía unas manos de plata y una tenoresca voz, con el dejo norteño de su Tamaulipas, en Sevilla halló no solo su complemento como artista, sino a un verdadero amigo y compañero, casi, casi el arte los hermanó y por mucho tiempo fueron caras de una misma moneda…deleitaban, sobre todo, a las compañeras, las que literalmente los adoraban, pues muchas veces cantaron las más bellas y románticas canciones de “Aquellos tiempos” a la vera de sus ventanas, desgranando: “La enramada”, “Venganza”, “Ofrenda”, “No me platiques Ya”, “Alivio”, enloqueciéndolas con: “Mi último fracaso”, “Estoy perdido”, “Historia de un amor”, desmayándose cuando llegaban a : “Llegaste tarde”, “Contigo en la distancia” y “Tú mi adoración”…así que díganme ustedes, mis queridos amigos, quien iba a poder quitarles una sola de aquellas bellas flores, representadas por nuestras queridas compañeras, sus hermanas y demás familia mujeril…y como dice el dicho” Si no puedes vencer a tu enemigo, alíate con él”…Una noche cuando yo ya a punto estaba de caer en los brazos de Don Morfeo, llegan al departamento de los apretados, éramos más de quince personas, cada uno con su cama individual y su locker, los referidos Sevilla y Ulíbarri, pues necesitaban una primera voz para un trío, pues iban a llevar gallo a sus novias, y se les ocurrió invitar al principal gritón de los baños varoniles de la ENEF, si, al famoso caballito Rodríguez, casi me vistieron, alguien me prestó un saco y un sombrero, entregándome un par de maracas y unas claves, y más que rápido me metieron a uno de los tres coches en que viajaban los ansiosos y románticos novios…recorrimos casi todo el Distrito Federa, y al finalizar la veinteava serenata, cada una con diez canciones, la voz del tal caballito, había desaparecido…lo peor vino cuando Sevillita me dejó en la terminal de los camiones que me dejarían cerca de mi poblado departamento, serían las cuatro o cinco de la mañana y hube de esperar más de una hora para que saliera el primero de los antiguos camiones, que conectaban el sur de la capital con el centro de la ciudad, este me dejó cerca del Zócalo, y como aún me faltaban casi diez calles para llegar cerca del mercado “Abelardo Rodríguez” y del cine “Acapulco”, para descansar un poco me metí a uno de las primeras iglesias que vi abiertas, por las calles de Madero, el calorcito y el olor de las velas me adormecieron, tanto que plácidamente caí debajo de una de las bancas, me despertó la voz de una viejita que me dijo, “joven, joven, siéntese porque con sus ronquidos el padre no puede empezar la misa”…preferí salir como bólido para un poco descansado continuar con mi camino…por mucho tiempo le menté a Sevilla y cuates a la más vieja de su casa.

David Angel García Godínez, el famoso “Tammy”, era un AS de los timbales, y formaba, junto con sus hermanos y amigos, una sin par Danzonera-tropical, que muchas veces animó nuestras tardeadas, haciéndonos inolvidables:”La florecita”, “Rigoletito”, “La casita”, “Danzones de Pardavé”, “La flauta mágica” y tantas otras que jamás se nos han apartado de nuestra memoria, su fraternal amigo Manuel Lozano Flores, era su guarura y cargador de su equipo, ambos eran bailarines sensacionales y elegantes como “Dandys”, cuando coincidimos, ya como “Profes” en las bellas tierras potosinas,(1960-1963), ambos se convirtieron en mis estimados compadres y sus bellas esposas en mis amadas comadres.- El espacio ya se me terminó y aquí hago un pequeño espacio para despedirme por el día de hoy…ojala tengan tiempo y humor para contarles el fin de esta historia…les abraza su bailarín amigo de los dos pies izquierdos y exhausto neo cantante de tríos…Mario “El caballito” RE.-