“Hombres cabales” según Los Tojolabales

Por Martín de la Cruz López Moya

Letras S

Hombres cabales en tojolabal

Tras una investigación de dos años en comunidades tojolabales de Chiapas, Martín de la Cruz López Moya, académico de la Universidad de Ciencias y Artes de ese estado, analizó la categoría de “hombre cabal” en estas comunidades, ya que a partir de ella se define la masculinidad en esta población. El resultado de esta investigación: el libro Hacerse hombres cabales. Masculinidad entre tojolabales.

¿Por qué hablar de masculinidades?

Al trabajar con parteras en las comunidades, me llamó la atención que hubiera un gran conocimiento en torno al supuesto restablecimiento de la fertilidad de las mujeres. Para los habitantes de estos pueblos tener hijos es fundamental para heredar la tierra. Observé que había muchas tensiones familiares y toda una peregrinación hacia opciones médicas tradicionales, pero la mayoría estaban pensadas para las mujeres, y casi ninguna para los hombres. La idea general es que el hecho de que los hombres tengan hijos es un asunto natural y las de los problemas son las mujeres. Así me pregunte qué significaba ser hombre en cada una de estas comunidades.

Se habla poco de masculinidad en México
y menos de la masculinidad indígena ¿cómo trabajar el tema?

Se da por hecho que el hombre es así y se naturaliza su imagen, por lo que se deja a un lado su comprensión y su estudio. En la interacción con la gente que visitaba me daba cuenta de la clara jerarquización de género existente en sus sociedades. En el mundo cotidiano, siempre se espera que el saludo lo dé el hombre de mayor rango social. Todas las asambleas estaban conformadas por hombres. Había otros fenómenos a explicar como los raptos de mujeres y una supuesta atribución de que el hombre siempre tiene que usar fuerza y violencia en sus relaciones.

¿Qué es ser hombre en estas comunidades?

Ser hombre es un caparazón social. Una persona, aunque tenga pene, si no demuestra que es hombre, no es considerado como tal. Hay toda una actuación y puesta en escena. Una cosa es ser buen hombre en el sentido moral y otra es ser bueno como hombre cuando actúas de acuerdo con las normas sociales. En estos escenarios donde la masculinidad es una actualización y una simbolización, también es un ropaje social lleno de elementos de dominación y poder.

¿La masculinidad responde a la cultura?

Yo escuché la expresión “ser cabal” como algo cotidiano. Lo cual implica dos aspectos: tener los atributos biológicos masculinos y demostrar serlo por medio del pensamiento, es decir, tomar decisiones de la manera correcta en un estado adecuado. Más allá de considerar a la cabalidad como una construcción cultural, yo la consideraría como social. Está dentro del imaginario social, y se construye a partir de las relaciones históricas fomentadas por instituciones como la Iglesia.

¿En qué circunstancias podría pensarse que un hombre actúa cabalmente?

El hombre cabal no tiene una esencia, es una dramatización. En algún momento o circunstancia puede parecerlo y en otra no. Un hombre actúa cabalmente cuando hace un trabajo y demuestra que es un hombre, cuando representa a su familia ante la autoridad u otras familias o cuando entrega a su hija en matrimonio.

¿Qué sanciones hay para quienes no cumplen con la cabalidad?

La vigilancia social es algo permanente. Al vivir en comunidad, comparten muchas cosas. La sanción es social y suele ser el estigma. Aunque en algunos casos, como cuando el hombre rapta a la mujer contra su voluntad, tiene que pagar una cuota.

¿La violencia es un aspecto esencial de la cabalidad?

La violencia es una herramienta para cumplir las expectativas. No significa que todos sean hombres violentos. Violencia es pedir al hombre que actué como hombre y existe un consenso social para que lo haga.

(Leonardo Bastida Aguilar)

This entry was posted in Mundo.

Deja un comentario