Una historia complicada; Edith Piaf

El Pequeño gorrión

Edith Piaf, una historia complicada. (1915-1963)

Fue una de las cantantes francesas más célebres del siglo XX.

La Môme Piaf

Así llamada en sus inicios, se le deben numerosas canciones del repertorio francófono como: La vie en rose, Non, je ne regrette rien, Hymne à l’amour, Mon légionnaire, La Foule o Milord, conocidas mundialmente.

Édith Piaf nacida en París, Francia un 19 de diciembre de 1915 muere en

Plascassier, Grasse, Alpes Marítimos, 10/11 de octubre de 1963.

Edith Giovanna Gassion nació en 1915, en plena calle de París.

Su madre separada y en plena pobreza, dá a luz con la ayuda de un gendarme.

También sus padres eran alcohólicos por lo que fue dejada al cuidado de su abuela quien regenteaba un “burdel”.

A los cuatro años sufrió de meningitis, la cual le generó una ceguera temporal.

Ya de adolescente trabajó con su padre viajando con un circo o haciendo acrobacias en las calles.

Probó fortuna con el canto callejero, junto a su media hermana Mamone (hija ilegítima de su padre), recogiendo pocas monedas diarias.

A los 16 años quedó embarazada, pero su hija Castelle falleció a los dos años de meningitis, además ella quedó imposibilitada de tener hijos.

Piaf inspiró a numerosos compositores, siendo la mentora de jóvenes artistas que tuvieron fama internacional.

Édith Piaf también destacó como actriz de cine y teatro participando en numerosos films y obras de teatro a lo largo de su carrera artística.

En 1935 cuando cantaba en una avenida de París, fue vista por un empresario llamado Louis Lepleé, el cual quedó fascinado y la contrató para que trabajara en su bar, Lepleé fue quien la bautizó como “Piaf”, que significa pequeño gorrión, pues la veía como un pajarito con una poderosa voz.

Leplée la convirtió en una estrella enseñándole a mostrar su lento ante el público; aquel cabaret era además un lugar donde venían muchas celebridades de la capital.

Su vida nunca fue camino de rosas

A finales de los años treinta del pasado siglo conoció al letrista Raymond Asso.

De nuevo volvió a cosechar grandes éxitos gracias a sus canciones más famosas, como Je ne regrette rien, La vie en rose, Les amants de Paris, y otras.

Sus éxitos le proporcionaron grandes sumas de dinero que ella derrochaba con sus amantes y ayudando a todo aquel que se lo pidiera.

 

Pero su gran amor, «el único hombre al que he querido», según ella misma afirmó, fue el boxeador Marcel Cerdan, un marroquí de origen humilde que llegó a convertirse en una gloria nacional para Francia.

 

 

 

 

 

 

Se conocieron en París en noviembre de 1945 en un club en el que ella cantaba. Marcel se emocionó con su voz.

 

Un día le rogó por su presencia, Cerdán subió a un avión, del cual no bajaría jamás pues se estrelló en una isla.

En 1959 a Edith le diagnosticaron un cáncer, lo que ya no le permitiría recuperarse jamás, e ir debilitándose día a día. Bajo estas circunstancias, un año antes de morir contrajo matrimonio con un peluquero con ambición de carrera en el mundo de la canción, llamado Théo Sarapo que tenía entonces veintiséis años.

 

Murió en 1963, a su entierro en París, , asistieron más de cuarenta mil personas. Todavía hoy en día se descubren flores frescas en la tumba donde está enterrada, en el cementerio de Pére-Lachaise Fue una mujer que conoció la más terrible de las desgracias, que es estar rodeada de personas que la adoraban mientras ella vivía en la más absoluta de las soledades.

 

 

 

La vida de Edith Piaf fue movida y azarosa.

Empezando por su nacimiento que fue en una esquina de una calle parisiense, donde su madre, alcohólica, fue atendida por dos policías.

En 1951, tuvo un grave accidente de coche en el que se rompió varias costillas. Para aliviar su dolor los médicos le recetaron morfina

 

Firma un contrato con Polydor y graba su primer disco en 1936: les Mômes de la cloche (“los niños de la campana”). Ello la convierte en un éxito mediático de forma inmediata. Pero en abril de ese año Louis Leplée, el dueño del cabaret en el cual se presentaba, es asesinado en su domicilio.

Esto revela que él formaba parte de los bajos fondos del barrio parisino de Pigalle, lo que precipita a Édith al centro del escándalo y al linchamiento mediático, y la envía nuevamente al lugar de donde vino: la calle y los pequeños cabarets miserables.

Vuelve a tomar contacto con el compositor Raymond Asso (autor de Mon légionnaire y Le Fanion de la Légion, creadas por Marie Dubas en 1935, que Piaf retoma a inicios de 1937). Asso se convierte en su Pygmalion y amante, y la prepara para ser una cantante profesional del Music hall.

 

En marzo de 1936, debutó en el género de music-hall en el teatro abc de París.

Se convierte inmediatamente en una estrella de la canción francesa, adorada por el público y difundida por la radio.

En 1940 Piaf triunfa en el Bobino con una pieza escrita especialmente para ella por Jean Cocteau llamada Le Bel Indiférent, que interpreta con éxito, junto al actor Paul Meurisse.

Siempre con Paul como partenaire, en 1941, Piaf interpreta la película de Montmartre-sur-Seine de Georges Lacombe. Durante el rodaje de ese largometraje, Edith conoce a Henri Contet, que, como Marguerite Monnot, se convertirá en uno de sus autores fetiches.

Durante la ocupación alemana, la cantante cambia su nombre artístico de “La Môme Piaf” por el de “Edith Piaf” y continúa dando conciertos, sin ceder a la ocupación nazi.

Ella interpreta canciones con un doble sentido evocando la Resistencia cuando interpreta Tu es partout en la que alude a la traición de un amante. En este período tan difícil para todos los habitantes de Francia, Piaf se erige como protectora de los artistas judíos, perseguidos por las autoridades alemanas.

En la primavera de 1944 se presenta en el Moulin Rouge, donde el joven cantante de music-hall Yves Montand forma parte importante del espectáculo.

 

Durante la guerra, Edith Piaf cantaba en los clubes y music-halls, y ayudaba a los prisioneros a escapar. Tras la guerra, en 1945, escribe la letra de La vie en rose, su canción más célebre, que interpreta en la Comédie-Française.

Yves Montand, por su parte, se convierte en una estrella del music-hall.

Montand debuta en el cine junto a Édith Piaf en Étoile sans lumière, para luego obtener su primer papel protagonista en Les portes de la nuit de Marcel Carné.

 

 

En 1951, el joven cantautor Charles Aznavour se convierte en su secretario, asistente, chófer y confidente. Aznavour escribe algunas de las mejores canciones a Edith Piaf como Plus Bleu que tes yeux o Jezebel.

En 1956, Piaf se convierte en una gran estrella del music-hall en el mundo entero y especialmente en los Estados Unidos, donde triunfa en el Carnegie Hall de Nueva York, del cual se convierte en habitual.

Edith se convirtió también en una especie de icono parisino.

En la década de 1950, Piaf era famosa en muchos países.

El público norteamericano la consagró en 1956 en el Carnegie Hall de Nueva York,

En 1958 graba la canción Milord, que se convertirá en uno de sus enormes éxitos mundiales. El público la adoraba.

En 1959, Édith se desploma en escena durante una gira en Nueva York.

 

En 1961, Édith Piaf, a petición de Bruno Coquatrix, ofrece una serie de conciertos, tal vez los más memorables y emotivos de su carrera, en el Olympia de París, local que estaba bajo amenaza de desaparecer por problemas financieros. Es en ése, su salón de espectáculos favorito, en donde interpreta la canción Non, je ne regrette rien, canción que, compuesta para ella por Charles Dumont, se adapta perfectamente a su persona. Con ello salva al Olympia.

A esas alturas, estaba muy enferma para tenerse en pie y se mueve y canta sólo con importantes dosis de morfina.

El 9 de octubre de 1962, a los 46 años de edad, hastiada, enferma y adicta, se casa con Theo Sarapo, cantante joven y apuesto de 26 años, y declara que tiene la impresión de que es como un hijo que cuida a su anciana madre enferma. Cantan a dúo, entre otras, ¿De qué sirve el amor? (À quoi ça sert l’amour).

A principios del año 1963, Édith graba su última canción L’Homme de Berlín, escrita por Francis Lai (uno de los autores del final de su carrera) y M. Vendôme.

El 11 de octubre (según algunos fue el 10 de octubre en París4 ) de 1963, Édith Piaf fallece en Plascassier a los 47 años de edad, por causa de cáncer hepático.

Se cree que Sarapo condujo su cuerpo de vuelta a París de manera secreta para hacer creer que había muerto en su pueblo natal.

Tumba de Édith Piaf

En el Cementerio de Père Lachaise. París.

Su fallecimiento fue anunciado oficialmente el 11 de octubre, el mismo día en que muere su amigo el cineasta Jean Cocteau con quien mantenía una estrecha comunicación.

Al enterarse de la muerte de su amiga, Cocteau dijo:

“El barco se acaba de hundir. Este es mi último día en esta tierra.”

“Nunca he conocido un ser más desprendido de su alma. Ella no entregaba su alma, ella la regalaba, ella tiraba oro por las ventanas.” antes de morir él mismo.

Su entierro tiene lugar en el cementerio de Père Lachaise, en París, con el homenaje de una inmensa multitud de admiradores.

Charles Aznavour declaró que desde la Segunda Guerra Mundial no se había detenido de esa manera el tráfico de toda la ciudad.

Una multitud inmensa de admiradores se congregó en un extenso cortejo fúnebre a través de París para rendirle su último homenaje desde el boulevard Lannes hasta el cementerio Père-Lachaise

Édith Piaf fue embalsamada antes de ser enterrada en el cementerio del Père-Lachaise junto a su padre, Louis Alphonse Gassion quien murió en 1944, y a su hija Marcelle, fallecida en 1935 a la edad de 2 años. Su último marido, Theo Sarapo, muerto en un accidente automovilístico en 1970, está enterrado con ella en la misma tumba.

De extraordinaria personalidad, Édith Piaf sigue siendo una de las cantantes francesas más conocidas en el mundo. Además, dio a conocer con gran éxito a muchos cantantes franceses.Entre ellos Yves Montand, Charles Aznavour y Georges Moustaki. Su imagen está asociada a su inseparable vestido negro que la hacía fácilmente identificable.

El Museo Edith Piaf, dedicado a su memoria, se encuentra en la calle Crespin du Gast, en el XI Distrito de París.

Los éxitos musicales de Édith Piaf

1937: Mon légionnaire, letra de Raymond Asso y música de Marguerite Monnot.

1940: L’Accordéoniste, letra y música de Michel Emer.

1946: Les Trois Cloches con Les Compagnons de la chanson, letra y música de Jean Villard Gilles.

1946: La Vie en rose, letra de Édith Piaf, y música de Louiguy y Marguerite Monnot (no acreditada).

1950: Hymne à l’amour, letra de Édith Piaf y música de Marguerite Monnot.

1951: Padam… Padam…, letra de Henri Contet y música de Norbert Glanzberg.

1952: Mon manège à moi, letra de Jean Constantin y música de Norbert Glanzberg.

1954: Sous le ciel de Paris, letra de Jean Dréjac y música de Hubert Giraud, de la película Sous le ciel de Paris de Julien Duvivier.

1956: L’homme à la moto, adaptación de Jean Dréjac del rock americano Black denim trousers and motorcycle boots de Jerry Leiber y Mike Stoller.

1956: Les amants d’un jour, letra de Claude Delécluse y Michelle Senlis, y música de Marguerite Monnot.

1957: La Foule, letra de Michel Rivegauche, versión francesa de la canción Que nadie sepa mi sufrir compuesta por los argentinos Ángel Cabral y Enrique Dizeo.

1959: Milord, letra de Georges Moustaki, música de Marguerite Monnot.

1978: Non, je ne regrette rien (No, no me arrepiento de nada), letra de Michel Vaucaire, música de Charles Dumont.

Su canción Hymne à l’amour (Himno al amor) es la base de la película Toutes ces belles promesses, de Jean-Paul Civeyrac.

En la película Inception (El Origen) 2010 el Director Chistopher Nolan, usa un fragmento de la canción Non, je ne regrette rien. Según el filme, la canción es utilizada para dar aviso a los personajes de que están a punto de despertar de un sueño. Por otra parte, en esta misma película se denota la participación de Marion Cotillard como Mal, la misma actriz que protagonizó a Edith Piaf en La vida en rosa o La Môme

Películas

 

Septième art (1930), cortometraje (no editado) realizado por Albert Lumiere.

La garçonne (1936), de Jean de Limur.

Monmartre-sur-Seine (1941), de Georges Lacombe.

Etoile sans lumière (1946), de Marcel Blistène.

Neuf garçons, un cœur (1948), de Georges Friedland.

Al diávolo la celebritá (1949), de Mario Monicelli.

Paris chante toujours (1951), de Pierre Montazel.

Boum sur Paris (1953), de Maurice de Canonge.

Si Versailles m’était conté (1954), de Sacha Guitry.

French Cancan (1954), de Jean Renoir.

Les Amants de demain (1959), de Marcel Blistène.

 

En la película “Saving Private Ryan” emplea el Sr. Steven Spielberg una exitosísima canción de Edith Piaf: “Tu es partout” en una notable escena donde el Cabo “Upham” traduce esta canción, que se escucha en el gramófono, a sus pares militares.

 

Películas basadas en su biografía

Piaf (1974), de Guy Casaril.

Edith et Marcel (1983), de Claude Lelouch.

Piaf (1984), téléfilm con Jane Lapotaire.

Une brève rencontre: Édith Piaf (1994), téléfilm de Michel Wyn con Sophie Arthur.

La Môme (La vida en rosa) (2007), de Olivier Dahan, con Marion Cotillard en el papel de Edith Piaf, que ganó el Óscar a la mejor actriz y al mejor maquillaje.

Obras teatrales basadas en su biografía[editar]

 

1978: Piaf, de Pam Gems con Jane Lapotaire.

1983/86: La Piaf, adaptación de Roberto Cossa con Virginia Lago.

1993/94: Piaf, de Pam Gems con Elaine Page.

1994/95: Piaf, de Pam Gems con Laura Canoura.

2008/10: Piaf, de Pam Gems con Elena Roger.