Concierto de año nuevo con la filarmónica de Viena

El País

Este año, además del debut de Nelsons en la dirección, por primera vez una obra de Ludwig van Beethoven ha sonado en el concierto más mediático del mundo. No ha sido esta la única novedad que se ha visto en un programa dirigido con brío y detalles exquisitos por Nelsons: la versión de la Marcha Radetzky con la que concluye cada año el recital a ritmo de palmas ha quedado libre de cualquier pasado nazi, ya que la orquesta no ha tocado la versión del compositor y miembro del partido nazi Leopold Weninger, sino un nuevo arreglo de la partitura.

Tras una primera parte llena de piezas inéditas, Nelsons ha abierto la segunda mitad haciendo gala de su talla como director operístico. Ha engarzado idealmente cada sección de la obertura de la opereta más famosa de otro de los rivales de los Strauss, Franz von Suppé, Caballería ligera. Estrenada en 1866 en el Teatro Carl de Viena. Narra una historia de amor sin importancia donde interviene una unidad de húsares, la famosa caballería ligera húngara. Y el director letón ha subrayado, desde el comienzo, la narrativa belicista de la obra que conduce al popular galop que representa a los húsares. Exquisito Matthias Schorn en su quejumbroso solo de clarinete que refleja el sabor zíngaro de esta opereta. Ya en los bises Nelsons ha seguido su fiesta con una chispeante interpretación de la polca En pleno vuelo, de Josef Strauss, que escribió para el Carnaval de 1867 tratando de emular el vuelos de las golondrinas.

También ha debutado en la Sala Dorada de la Musikverein como coreógrafo el español José Carlos Martínez en las escenas pregrabadas de ballet. El programa ha ofrecido con nueve piezas inéditas, casi todas valses, polcas, marchas y otras obras bailables de la prolífica familia Strauss. Al final del concierto se ha sabido que el italiano Riccardo Muti (79 años) será el director en 2021.

This entry was posted in Mundo.

Deja un comentario