Contra la discriminación

Letra S

 

Notiese. A partir de este mes de febrero, la Convención Interamericana contra toda forma de Discriminación e Intolerancia entró en vigor en México. Esto sucede después de que fue ratificada por el gobierno fedral y depositada ante la Organización de Estados Americanos (OEA), a un año y medio de su firma y aprobación por parte del Senado de la República, como indican los procedimientos en este tipo de casos.

Esta Convención consta de cinco capítulos y 22 artículos. En ella, se define a la discriminación como “cualquier distinción, exclusión, restricción o preferencia, en cualquier ámbito público o privado, que tenga el objetivo o el efecto de anular o limitar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de uno o más derechos humanos o libertades fundamentales consagrados en los instrumentos internacionales aplicables a los Estados Partes”. Se estipula que se considera presente la discriminación cuando estas acciones sean motivadas, entre otros factores, por la orientación sexual y la identidad y expresión de género, además de la nacionalidad, la edad, el sexo, el idioma, la religión, la identidad cultural, las opiniones políticas o de cualquier otra naturaleza, el origen social, la posición socioeconómica, el nivel de educación, la condición migratoria o de refugiado, repatriado, apátrida o desplazado interno, la discapacidad, las características genéticas, la condición de salud mental o física, incluyendo la infectocontagiosa, psíquica incapacitante o cualquier otra.

Al respecto, Laura Hernández García, integrante de la organización civil Letra S, la cual forma parte de la Coalición Latinoamericana LGBTI, instancia que dio seguimiento al proceso, señaló que la entrada en vigor de la Convención representa un gran avance debido a que es el primer instrumento internacional vinculante que reconoce el derecho a la no discriminación de las poblaciones de la diversidad sexual.

Además, la defensora de derechos humanos indicó que al ser un instrumento vinculante, las poblaciones pueden invocarlo en caso de ser víctimas de discriminación que vulnere sus derechos fundamentales en el sistema jurisdiccional y el gobierno mexicano se compromete a respetar y hacer respetar los derechos humanos de las poblaciones LGBTI.
De igual manera, nuestro país ratificó y depositó la Convención Interamericana Contra el Racismo, la Discriminación Racial y Formas Conexas de Intolerancia, cuya finalidad “es anular cualquier distinción, exclusión, restricción o preferencia, en cualquier ámbito público o privado, que tenga el objetivo o el efecto de anular o limitar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de uno o más derechos humanos o libertades fundamentales”.

This entry was posted in Mundo.

Deja un comentario