Por deshielo los osos polares estan en extinción

 

París.

El cambio climático podría significar antes de fin de siglo la casi extinción de los osos polares, incapaces de alimentarse al desaparecer las placas de hielo en el océano, según un estudio publicado el lunes en Nature Climate Change.

Si las emisiones de gas con efecto invernadero siguen al mismo ritmo que en la actualidad, la caída de la reproducción y la supervivencia pondrá en peligro la persistencia de casi todas las subpoblaciones de aquí a 2100, según los investigadores. Subrayaron que, incluso en el escenario más favorable, la extinción de esos plantígrados sólo sería aplazada.

Investigadores analizaron la desaparición progresiva del hábitat de estos animales, esto es las placas de hielo desde donde atrapan a las focas indispensables para su alimentación.

El carnívoro, que vive en las regiones árticas donde la temperatura puede bajar hasta menos 40 grados Celsius en invierno, puede ayunar durante meses.

Con el calentamiento del planeta, dos veces más rápida en el Ártico, la falta de hielo dura cada vez más tiempo. Incapaces de hallar en su entorno otro alimento tan rico como las focas, una mayor cantidad de osos famélicos se aventuran lejos de su territorio, cerca de las zonas habitadas.

El deshielo es un desafío especial para las hembras, que entran en el otoño a sus refugios para parir en medio del invierno y emergen luego en la primavera con sus oseznos.

Límite de días de ayuno

Deben atrapar suficientes focas para guardar grasa y producir la leche requerida para alimentar a sus pequeños, explicó Steven Amstrup, uno de los autores del estudio y científico en jefe de la ONG Polar Bears International.

Estimando el peso máximo y mínimo de los osos, y estableciendo el modelo de su gasto energético, hemos calculado el número límite de días de ayuno que puede soportar un oso polar antes de que la tasa de supervivencia de los adultos y pequeños comience a declinar, agregó Peter Molnar, de la Universidad de Toronto.

Un macho de la subpoblación de la Bahía de Hudson, con peso 20 por ciento por debajo de lo normal al inicio del ayuno, sólo sobrevivirá 125 días, en vez de 200 con peso normal.

Los 25 mil osos polares están repartidos en 19 subpoblaciones distintas en Canadá, Alaska, Siberia, la isla Svalbard y Groenlandia.

Según el estudio, esos grupos no serán afectados al mismo ritmo.

Si las emisiones de gas con efecto invernadero siguen a la cadencia actual, la caída de la reproducción y supervivencia pondrá en peligro la persistencia de casi todas las subpoblaciones de aquí a 2100, concluyeron los investigadores.

Incluso si el calentamiento se limitara a 2.4 grados Celsius en relación con la era preindustrial, eso no garantizaría salvar a los osos polares a largo plazo, precisó.

En el planeta la temperatura ha aumentado en un grado Celsius desde la era preindustrial.

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *