Nota y literaria informativa sobre muertes por CVID 19 en Veracruz

El Heraldo De Xalapa

Diariamente murieron 34.personas

JOSÉ JUAN GARCÍA/VERÓNICA HUERTA/FLAVIA MORALES/AVC

XALAPA, VER.

 

Entre mayo, junio y julio, en Veracruz murieron más de tres mil personas por COVID-19. En estos 90 días en pleno pico de la pandemia, en promedio 34 veracruzanos fallecieron por esta enfermedad. El acumulado ubica a Veracruz como el tercer estado del país con más muertes, en total tres mil 780, solo después de Ciudad de México y Estado de México.

La cifra de muertes por coronavirus supera a los homicidios violentos de los últimos tres años.

El primer fallecimiento en Veracruz se tiene registrado a finales de marzo. Ese mes ingresaron 22 pacientes a hospitales que fallecieron, las cifras aumentaron a 229 en abril, luego a 950 en mayo, en junio 1074 y en julio fueron 1116, para agosto la cifra de personas con síntomas de COVID que murieron bajó a 365, de acuerdo con datos abiertos de la Secretaría de Salud Federal.

La muerte en Veracruz no volvió a verse de la misma forma. Lejos quedaron los funerales tumultuosos.

El protocolo indica que un cuerpo cuyo diagnóstico de muerte fue COVID o sospecha, no debe permanecer más de cinco horas sin ser cremado o inhumado bajo estrictas reglas de sanidad.

Los crematorios y funerarios en Veracruz no se dieron abasto, en promedio brindaron hasta 100 servicios diarios. El quemador no paró en 24 horas, por días, cuentan operadores de servicios para AVC Noticias.

Lo más difícil para las familias fue enfrentar la muerte de varios de sus seres queridos simultáneamente, sin despedidas, en soledad, de formas rápidas y a veces por redes sociales. Daniel, en el Puerto de Veracruz, perdió a su madre, unos días después a su hermano, en pocos días la familia se enfrentó al dolor de la pérdida y a gastos médicos y funerarios dobles.

Lo mismo le pasó a José en Perote: primero su esposa murió afuera del Hospital por insuficiencia respiratoria, días después internó a su hijo en el Centro de Especialidades Médicas en Xalapa. Apenas pasaron 48 horas cuando murió.

En estos casos las funerarias han implementado descuentos para familias que hacen uso doble de los servicios. “Primero contrató el señor el servicio para su esposa, no habían pasado los nueve días cuando la familia informó que quien contrató el servicio también había fallecido, fue doloroso para la familia”, cuenta Yamil de funerarias Eva en Xalapa.

El aumento de los fallecimientos también saturó los servicios del registro civil para permisos de inhumación y expedición de actas de defunción, un trámite que tardaba 40 minutos llegó a ser de más de cinco horas de espera.

Esto ocasionó también que las funerarias y crematorios instalaran cuartos especiales para resguardar los cuerpos de personas fallecidas, mientras se resolvía el tema de los trámites funerarios.

¿Dónde cabe casi 3,800 muertos? AVC Noticias realizó entrevistas con funerarias y funcionarios en las direcciones de panteones en diversos puntos del estado, para conocer las problemáticas que han enfrentado.

LO QUE TÚ ME PIDAS, PERO DÉJAME VELAR A MI MUERTOS

De marzo a agosto, el Parque Memorial Bosques del Recuerdo en Xalapa ha ofrecido entre 120 y 130 servicios funerarios para personas que murieron a causa del coronavirus en Xalapa.

A veces las familias dolientes han ofrecido cantidades extras de dinero para que les permitan estar reunidas más de 10 personas en las salas, pero se les ha negado.

«Hemos tenido personas reconocidas de mucho dinero que me dicen: lo que tú me pidas, pero déjame velar. Le decimos: No, no se puede. Si no tuviéramos ética, le decimos échame la lana y cont{agiense, pero no, no, es triste ver que no bajan los índices de contagios, a diario son 20 o más contagiados en Xalapa», señala Armando Duran Miranda, gerente del Parque Memorial Bosques del Recuerdo.

Aunque el protocolo no permite una velación de más de diez personas, hay funerarias que lo permitían y ya fueron sancionados.

Algunas funerarias y crematorios en el estado han activado servicio de transmisiones en vivo en las ceremonias para que la familia pueda despedir virtualmente a su familiar.

SUBREGISTRO POR MUERTES POR COVID-19, UNA POSIBILIDAD

Aunque la mayor parte de las muertes por coronavirus se da en hospitales, los servicios funerarios también se enfrentan a recoger cadáveres cuya muerte es una sospecha, mueren en sus domicilios y su traslado es un riesgo para los trabajadores.

Yamil Mora de funerales «Eva» en Xalapa comenta que empleados funerarios siguen un estricto control en los traslados, porque a veces la familia no informa que la causa de muerte es sospechosa de COVID-19.

En su caso, un 10% de las muertes que atienden se dan en domicilios, donde no hay un médico que asiente la causa de muerte, por lo que las familias deben informar los síntomas para proceder con el tratamiento del cuerpo.

“Muchas veces no se asienta que es COVID en el acta de defunción”.

Jesús Vázquez, propietario de Funerales «Hermanos Vázquez» en Orizaba, advierte que la pandemia ha incrementado al doble las defunciones que se atienden normalmente.

En un fin de semana de esta pandemia tuvimos casi 25- 27 defunciones, dice. En su opinión la cifra puede tener un sub registro.

«Orizaba si lleva como la defunción como de mil 700, te estoy hablando a ojos cerrados, pero si lleva la defunción de mil 700 personas, no de COVID, sospechosos porque lo que yo he notado es que las estadísticas que todo mundo maneja son las sospechas y no las ponen como número en la estadística, los que ponen nada más son los confirmados de COVID, pero hay mucho más por sospecha», mencionó.

Los servicios funerarios a su cargo han registrado casos de fallecimientos en domicilio, por paros respiratorios, por neumonías atípicas que no son registradas como casos de COVID.

Incluso señaló que por versión de los propios familiares, muchos de los fallecidos llegan al Hospital del IMSS o al Hospital Regional con un severo cuadro grave de COVID y mueren antes de que les den su resultado, y esos ya no son contemplados en las estadísticas.

VERACRUZ PUERTO, CON LOS HORNOS ENCENDIDOS DÍA Y NOCHE

El puerto es foco rojo en el estado, ya que registra seis mil 511 casos de COVID y 847 defunciones. Aquí día y noche, los servicios funerarios trabajan para dar atención a las familias.

Joaquín Antonio Malpica Martínez del «crematorio La luz» dijo que en su caso no hubo saturación en la cremación de los cadáveres.

“La ventaja que tenemos nosotros es que tenemos dos hornos, nosotros estamos cremando día y noche, mi protocolo en el momento que me hablan y si es de COVID, en 20 minutos tengo que estar del hospital al horno, baja de nuestra carroza al horno (…) Día y noche estamos cremando, si a las 2:00 de la mañana nos llaman que hay un fallecido por COVID, vamos y cremamos”, detalló.

Malpica Martínez estimó que los hornos de La Luz llevan incinerados alrededor de 450 cadáveres de veracruzanos fallecidos por el COVID-19 y por neumonía atípica, mientras que el resto de los cuerpos se cremaron en otras funerarias de la zona conurbada.

COATZACOALCOS, VER:: LOS MUERTOS SON LLEVADOS A OTROS MUNICIPIOS POR SATURACIÓN

Coatzacoalcos es el segundo lugar estatal en defunciones con 283 y tercer lugar estatal de casos de COVID-19 con mil 783 casos. En esta zona petrolera, el costo aproximadamente de un funeral oscila entre los 12 mil pesos y el promedio de espera es ocho horas para que los familiares de una persona fallecida por coronavirus en un hospital de la ciudad puedan recibir sus cenizas.

Trabajadores de las funerarias y crematorios de Coatzacoalcos explicaron que tan pronto se realiza la contratación de los servicios y se les entrega el cadáver, ellos se encargan prácticamente de todo.

Una vez que los familiares cuentan con el certificado médico del hospital, se programa el traslado hacia la funeraria, donde no se permite la velación del cuerpo. La cremación toma entre tres y cinco horas. Es decir, si los servicios se contratan a las 9:00 de la mañana, a las 5:00 de la tarde se entregan las cenizas.

Hasta hace algunos días, las funerarias y crematorios de la ciudad dejaron de brindar servicios por muertes de COVID-19 debido al riesgo de contagio y el aumento en los gastos, ya que para estos casos se necesita dejar fuera de operación los vehículos utilizados durante 15 días, el cierre de las cabinas, la compra de trajes especiales, etc.

Además, su capacidad se vio rebasada y la gente tuvo que llevar a sus muertos a otros municipios vecinos; sin embargo, la demanda se ha mantenido y la espera no es tan larga como sucedía en un principio debido a una ligera baja en la pandemia.

LOS SERVICIOS FUNERARIOS, ENTRE 4 MIL Y HASTA 20 MIL PESOS

Los servicios funerarios y crematorios han adaptado el costo de los servicios al presupuesto de las familias. Los costos pueden ir desde cuatro mil pesos en crematorios municipales hasta 19 mil pesos en servicios privados.

«Nos damos cuenta que los familiares ya gastaron mucho en tratar de salvarle la vida a esta persona, si están mermados económicamente, muchas veces nos hemos ajustado a su presupuesto porque la instrucción es apoyar a la ciudadanía en lo más que se pueda» expone Armando Duran, gerente del Parque Memorial Bosques del Recuerdo.

Algunos crematorios como La Luz en Veracruz ofrecen descuentos en servicios de familias que han contratado previamente un servicio o incluso condonan los costos de cremación en casos de familias de escasos recursos.

Para los dueños de funerarias y crematorios, el COVID ha incrementado también los costos funerarios, por el equipo de protección y sanitizantes que se utilizan para desinfectar los espacios.

«Ha incrementado y debe de ser considerado el equipo de protección personal como: overol tyvek, antes costaba 50 pesos, ahorita lo vienes a comprar hasta en 250 y 300 pesos, incluso hubo un tiempo que la verdad acá no había, estuvimos mandando a pedir a México, por MercadoLibre y así súmale la compra, súmale todavía el envío, estamos trabajando con altos costos», dice un dueño de funeraria en la región centro del estado.

Asimismo señaló que también el aumento en los servicios se debe a que los proveedores, la mayoría de la Ciudad de México, han incrementado sus costos en un 30 y 40%.

LOS PANTEONES NO ESTÁN SATURADOS POR COVID-19

La multiplicación en los fallecimientos en Veracruz no ha generado la saturación en el espacio de panteones, porque la mayoría piden ser cremados.

En Xalapa, el jefe de la Unidad de Panteones Municipales del ayuntamiento de Xalapa, Máximo Domingo Hernández Hernández, aseguró que no se ha presentado ninguna saturación por inhumar cuerpos en esta pandemia de COVID-19, y aún hay espacios para las familias que deseen sepultar en los dos panteones municipales.

«Solo hubo tres semanas en que hubo un muerto diario en Palo Verde, y otro en Bosques de Xalapa, pero los que son depositados en panteón Xalapeño o en Bosques del Recuerdo, se nos escapan, porque son diferentes instancias» indicó.

En los primeros meses de este año, el Ayuntamiento de Xalapa hizo una ampliación de 350 fosas más en el panteón Bosques de Xalapa, y planea hacer lo propio con otra cantidad igual, para sumar a 700 antes de que finalice el 2020, dado que cuenta con cinco hectáreas de terreno.

En Veracruz Puerto, la regidora de la comisión de Panteones del Ayuntamiento de Veracruz, María del Rosario Vera Vela, descartó que los tres panteones de la ciudad y los ubicados en la zona rural se hayan saturado por el número de defunciones registradas por el coronavirus.

“No todos son de Veracruz, las cifras que presentan aquí en el puerto de Veracruz no todos son de Veracruz puerto, la realidad es que si vienen de otros municipios, si fallecen aquí en Veracruz, el trámite se realiza en el Registro Civil y el acta tiene que salir de Veracruz”, detalló.

Anunció que se inició la construcción de 600 nichos en el panteón municipal, lo cual incrementará la capacidad para el depósito de los restos humanos de quienes fallezcan en esta ciudad.

En Orizaba, el administrador del Cementerio Municipal de Orizaba, Juan de la Luz Enríquez, Camilo Boschetti Oliver, manifestó que debido a la pandemia del COVID-19 se ha incrementado en un 20% el número de inhumaciones, pero no hay una saturación.

En Coatzacoalcos, desde junio fueron suspendidas las inhumaciones de personas fallecidas por coronavirus en los panteones de Coatzacoalcos ya que por disposición municipal tendrán que ser cremadas, afirmó hace dos meses y medio la directora de panteones municipales, Elda Gordillo Silva.

“Solamente van a ser cremadas, nosotros ya no estamos recibiendo a familiares ni a funerarias que vayan a los panteones para pedir una solicitud de inhumación, solamente de cremación y se les asigna un espacio de nicho, las otras defunciones se atienden de manera normal”, expresó.

En entrevista, la funcionaria señaló que se han seguido las medidas preventivas, lo que ha incluido el cierre de los cementerios, así como el ingreso de hasta 10 personas para el resto de los sepelios.

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *