Aruká, el último varón del pueblo indígena Juma de Brasil, murió por covid-19

Aruká, el último varón del pueblo indígena Juma de Brasil, murió por covid-19

El indígena Aruká, el último varón del pueblo Juma de Brasil y sobreviviente de una matanza, murió por complicaciones de covid-19 en un hospital en la Amazonia

Por La Redacción

(proceso.com.mx).-

El indígena brasileño Aruká Juma, el último varón del pueblo Juma de Brasil y sobreviviente de una matanza para exterminar a los suyos, murió por complicaciones de covid-19 en un hospital de Porto Velho, ciudad incrustada en la Amazonia.

De acuerdo con un reporte del diario El País, el fallecimiento de este indígena de entre 86 y 90 años fue una tragedia para sus allegados, por ser el último varón del pueblo juma y representante vivo de los saberes ancestrales de ese pueblo indígena.

Sus tres hijas que le sobreviven son las últimas de un pueblo que en el siglo XVIII tuvo entre 12 mil y 15 mil miembros.

El reporte detalla que Aruká Juma presentó una insuficiencia respiratoria aguda combinada con una infección que complicó su batalla ante el virus.

En la historia del indígena se cuenta que en su juventud sobrevivió, con otros seis jumas, a la masacre de unas 60 personas perpetrada por encargo de comerciantes interesados en el caucho y las castañas de su tierra, según la información del Instituto Socioambiental que ha hecho en cada uno de los cientos de etnias de Brasil.

La Tribu Juma fue contactada a mediados del siglo XX y ha sido descrita por los cronistas como antropófagos, perversos y feroces.

De acuerdo con el reporte de El País, Brasil es el segundo país donde más estragos ha causado el covid-19, con 242 mil muertos, casi diez millones de contagios y un desempleo del 14%.

Entre las aldeas indígenas, han fallecido 567 personas por el virus de covid-19.

El antropólogo Edmundo Peggion recordó: “Aruká era el último hombre juma que tenía memoria de las maneras de cazar, los modos artesanales propios de su pueblo. Existe un consenso en la región, entre los indígenas kagwahiva, de su importancia para la memoria colectiva”.

El también profesor de la Universidad Estatal Paulista (Unesp) agregó que Aruká “era reconocido como un amóe, un título de respeto”, que quiere decir abuelo en tupí guaraní.

Tratado con cloroquina
Desde enero pasado, Aruká fue trasladado a un hospital donde fue intubado y fue tratado con lo que el Ministerio de Salud denomina tratamiento precoz, que incluye medicamentos como la cloroquina, cuya eficacia contra la covid-19 no está científicamente demostrada.

La muerte del anciano indígena “es una pérdida devastadora. La historia de su vida fue y sigue siendo un símbolo de la tremenda lucha que libró el pueblo juma”, dijo en entrevista Edson Carvalho, de la ONG Kanindé, desde Porto Velho, la ciudad donde Aruká falleció.

El indígena será enterrado en su aldea, ubicada en la Tierra Indígena Juma, al sur del estado de Amazonas, donde estaba cuando sintió los primeros síntomas en enero.

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *