Con una narrativa histórica, simbólica, Omar Guadarrama confronta visiones distintas

Conquista 21 resignifica pasajes cruentos de la caída de México-Tenochtitlan
Propuesta interdisciplinaria que dará sólo tres funciones en el Centro Cultural Hormiguero
Carlos Paul
La Jornada

Mediante una narrativa histórica, simbólica, literaria y performática, el creador escénico Omar Guadarrama confronta dos visiones distintas del mundo, la mexica y la española, en su propuesta escénica Conquista 21, luchar por el destino, con la que se propone resignificar algunos cruentos momentos de la caída de México-Tenochtitlan, con la finalidad de desmitificar aquello que nos ha marcado como mexicanos.

Dicha propuesta, luego de presentarse en el Instituto Goethe-México, se escenificará únicamente en tres funciones en el Centro Cultural Hormiguero, los días 26, 27 y 28 de noviembre.

Conquista 21… es un proyecto de investigación interdisciplinario, en el que participaron creadores mexicanos y alemanes, que trabajaron y estuvieron en comunicación virtual a distancia durante la contingencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19.

La propuesta pretende hablar de los conceptos de Conquista y destino, explicó Guadarrama, quien radica en Alemania desde hace cuatro años.

De acuerdo con el creador escénico, dichos conceptos acompañan al mexicano como individuo, y al país como nación, en los ámbitos familiares, educativos y sociales; de ahí que la propuesta escénica intenta reflejar formas actuales del neocolonialismo y, al mismo tiempo, vincularlo con nuestro destino.

Para el montaje se conformó un equipo integrado por Alejandra Galván, quien junto con Guadarrama realizó la selección, adaptación y escritura final del proyecto. Pia Alena Wagner fungió desde Alemania como asesora en teatro físico y movimiento corporal. Completan el equipo en aquel país europeo Valeska Klug y Birk-André Hildebrandt, del Colectivo Scheinzeitmenschen, dedicado a la creación de objetos y a la exploración lumínica, a lo que se suma el trabajo en video de Youg-Soo Chang.

De México, Adriana García se encargó del diseño gráfico, Édgar Mora fue responsable de la concepción del espacio escénico e iluminación, y Luis Arturo García de la producción y sonorización de la pieza.

En Conquista 21… tratamos de no caer en una narrativa maniqueísta de buenos y malos. Tratamos de que en escena confluyan diversas representaciones del otro a partir de la caída de México-Tenochti-tlan, continuó Guadarrama.

Somos conscientes de la violencia y la crueldad de los españoles, pero no podemos quedarnos anclados en ese pasado, porque nos llevaría a una especie de rencor eterno. Ahora nos corresponde tomar la batuta de nuestro futuro frente al neocolonialismo.

Durante la propuesta performática se conjugan elementos simbólicos como pintura, papel, arena, agua y fuego, que buscan resignificar las acciones desde un punto de vista ritual; además, hay un texto que se escucha y se dice en español, náhuatl y alemán, inspirado en distintas fuentes históricas y literarias, así como fragmentos autobiográficos, con las ideas de confrontar el choque de dos visiones culturales del mundo.

El unipersonal Conquista 21, luchar por el destino se escenificará en sólo tres funciones los días 26, 27 y 28 de noviembre a las 20, 19 y 18 horas, respectivamente, en el Centro Cultural Hormiguero (Gabriel Mancera 1539, colonia Del Valle).

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *