Desde Cataluña Ramón Andrés: aforismos de la destemplanza existencial

Desde Cataluña Ramón Andrés: aforismos de la destemplanza existencial

Alejandro García Abreu

Ramón Andrés (Pamplona, 1955) –genial escritor español y teórico e historiador de la música– es autor, entre otros volúmenes, de ‘Johann Sebastian Bach. Los días, las ideas y los libros’ (2005), ‘El mundo en el oído. El nacimiento de la música en la cultura’ (2008), ‘No sufrir compañía. Escritos místicos sobre el silencio’ (2010), ‘Diccionario de música, mitología, magia y religión’ (2012), ‘El luthier de Delft. Música, pintura y ciencia en tiempos de Vermeer y Spinoza’ (2013), ‘Semper dolens. Historia del suicidio en Occidente’ (2015), ‘Pensar y no caer’ (2015), ‘Claudio Monteverdi. “Lamento della Ninfa”’ (2017) y ‘Filosofía y consuelo de la música’ (2020). Desde 2018 es miembro de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi y ganó el Premio Nacional de la Crítica 2020.

 

Un libro crepuscular

Ramón Andrés (Pamplona, 1955) –extraordinario ensayista y poeta– es autor, entre muchos otros libros, del profundo Semper dolens. Historia del suicidio en Occidente (Acantilado, Barcelona, 2015). Cultiva el aforismo, género al que ha dedicado cuatro libros: Los extremosPuntos de fugaMalas raíces y Caminos de intemperie (Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2022), volumen crepuscular en el que ahonda en la desesperación, la mirada, la escritura, la noche, la música y el asombro. A continuación, algunas entradas de Caminos de intemperie:

 

La noche no es el reverso del día. Es una condición nuestra.

uuu

 

La Desesperación como autora de biografías.

uuu

 

Vistos los tiempos, espero que me disculpen las horas leídas.

uuu

 

La Historia desaparecerá con nuestra civilización. Los venideros no recordarán, no querrán evocar nada. Será su estrategia para dar un buen comienzo a sus vidas, a sus cálculos. Desconocer la Historia los hará firmes. Ni un nostálgico sobrevivirá.

uuu

 

No hay que olvidar que las lenguas antiguas ya nos dijeron lo importante.

uuu

 

Más fácil crear un mundo que habitarlo.

uuu

 

La lucidez, visita guiada al Infierno.

uuu

 

Mirar es recolectar.

uuu

 

¿Qué somos? Agua pasada que mueve molinos.

uuu

 

Una mente serena, que no desea, es un laberinto en desuso.

uuu

 

Leer restaña y escribir cicatriza.

uuu

 

La melancolía, los infiernos racheados, la inquietud, la repentina acedia, son gajes de mi oficio.

uuu

 

La existencia tiene algo de venta ambulante.

***

Pisar máscaras, como si vendimiáramos el mundo.

uuu

 

Sólo pensamos el infinito como una proa que se abre paso en el Tiempo. Jamás reparamos en el que tenemos a nuestras espaldas, en ese que hemos dejado atrás y nos ha traído hasta aquí.

uuu

 

La literatura deja más damnificados que la música, y la música menos que el silencio.

uuu

 

El destino de plagiar la noche.

uuu

 

La trampa está en que siempre queda un mundo por soñar.

uuu

 

Soy de los que ven en su sombra un escrito antiguo.

uuu

 

A cierta edad la vida no tiene otro destino que la continua reconstrucción del otoño.

uuu

 

La tristeza llaga.

uuu

 

Hay vida después de la muerte, y se oye. Jünger escribe en el Diario de la guerra que, al adentrarse en los bosques conquistados, era audible el sonido de los cadáveres del enemigo. En plena descomposición, emitían un zumbido de gusanos e insectos y dejaban oír pequeños estallidos internos. El bisbiseo de la fuga del mundo.

uuu

 

A lo largo de mi vida, el abandono. La música ha sido mi hospicio.

uuu

 

Cuanto sucede es obra de lo fortuito, fruto del azar, del az-zahr, que en árabe señalaba la flor en su significación de lo efímero, de lo que brota y está llamado a no establecerse.

 

 

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.