KAWASEMI-ZA Toca el corazón de los niños en el FIC

Kawasemi-za toca el corazón de niños,

en una época en la que los videojuegos acaparan su atención

Kawasemi-Za

Con una propuesta escénica que apela a la sensibilidad de cada individuo, más allá de la fascinación que provocan las nuevas tecnologías, los marionetistas japoneses Yoshiya Yamamoto e Izumi Masumura buscan cautivar al público mexicano en su primera visita, durante el 36 Festival Internacional Cervantino, donde Pastitos. La Carpa de los Niños será transformada en un colorido universo, que lo mismo proyecta un cielo abierto, que un océano o unas montañas.

Poema silencioso da título a este espectáculo, estructurado en una serie de historias fantásticas que buscan tocar el corazón de niños y adultos, y no impresionarlos con un inmenso despliegue tecnológico. “Para nosotros lo más importante es exaltar el lenguaje corporal y la sensibilidad que éste conlleva, la retroalimentación con el público es fundamental para cada uno de los titiriteros, sobre todo en esta época en la que los videojuegos y los medios audiovisuales han acaparado la atención de chicos y grandes”, expresó Izumi Masumura, en conferencia de prensa desde Tokio, Japón.

Sobre su puesta en escena, Masumura dijo que se trata de un montaje poético, donde diversos muñecos tallados en madera y articulados con alambres de piano y resortes, se moverán con la naturalidad de un ser viviente. “Es una serie de historias fantásticas que simbolizan diversas sensaciones, desde la búsqueda de un sueño, hasta el espíritu de un niño fallecido, como me lo confesó una mujer, quien después de presenciar nuestra actuación, nos compartió ese sentimiento que le provocó nuestro espectáculo”.

Para ellos, lo primordial es proyectar el sinfín de escenarios que se pueden crear a partir de la plasticidad de los muñecos. “El nacimiento de cada nuevo espectáculo se finca en la creación de cada marioneta, es decir, primero el señor Yamamoto esculpe y talla el títere en madera y después se imagina la historia, a partir de los colores y formas que le dio a su muñeco”.

A decir de Masumura, el señor Yamamoto, fundador de la compañía en 1981, ha ido perfeccionando esta detallada forma de manipular a las marionetas. “Su formación inició con las técnicas del teatro tradicional japonés, sin embargo consideró que había nuevos horizontes que explorar dentro de este universo plástico, en el que uno debe extender su sensibilidad a estos muñecos; para ello también hemos extendido nuestra formación a otras disciplinas escénicas como la danza y el ballet, en mi caso”.

Más de 120 marionetas integran el universo de estos titiriteros japoneses, quienes en esta ocasión en lugar de traer a su muñeco más pesado, de cinco kilos, llegarán con uno de 22 centímetros. “Cada uno de nuestros títeres lleva una parte de nosotros, por eso nos tardamos hasta seis meses en construirlos, lo cual coincide con nuestra forma de hacer teatro en la que más allá de impresionar, deseamos tocar el corazón de niños y adultos”.

Relatos como Persiguiendo el sueño; Rapsodia de pan; Un caballo llamado Ariel; El espíritu del agua, Tsurara; Yamu del mar; El baile de Hidora; Tink y Neesika, integran este montaje que ha sido presentado en países como Italia, Escocia, Marruecos, Israel, Estados Unidos, España, Canadá, Hungría, Irán, China, Corea y Túnez.

La Carpa de los Niños, ubicada en Pastitos, será la sede de este montaje fantástico que se presentará el viernes 10 de octubre, a las 11:00 (función únicamente para escuelas de Guanajuato) y 17:00 horas, y sábado 11 y domingo 12, a las 12:00 y 17:00 horas, así como los días 14 y 15, a las 18:00 horas, en el Teatro María Grever, de León, como parte de las actividades del 36 Festival Internacional Cervantino.

Kawasemi-za y su Poema silencioso estará además los días sábado 18 y domingo 19 de octubre, en el Teatro Julio Castillo del INBA, en la Ciudad de México.

Esta entrada fue publicada en Mundo.