Cardenal y Sabines en la UNACH

Rinde homenaje Ernesto Cardenal

al poeta chiapaneco

Jaime Sabines 

El vate nicaragüense sostuvo que el autor de Tarumba es el poeta de no sólo de Chiapas, sino de América Latina.  

Notimex   

“Somos polvo de estrellas” se denominó la conferencia que dictó el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, en la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), como parte de la Cátedra “Jaime Sabines”.  

Cardenal Martínez forma parte del grupo de escritores, poetas, artistas, músicos, compositores, guionistas y escultores que participan en el marco de la conmemoración por el décimo aniversario luctuoso y 83 aniversario de nacimiento del escritor y poeta chiapaneco, Jaime Sabines Gutiérrez.  

La comunidad universitaria recibió con aplausos al poeta nicaragüense desde su llegada al auditorio, y escuchó con atención la disertación del poeta y sacerdote católico desde 1955.  

El nicaragüense sostuvo que Jaime Sabines Gutiérrez es el poeta de Chiapas, de México y de América Latina. 

En representación del gobernador del estado, Juan Sabines Guerrero, el secretario de Educación, Javier Alvarez Ramos acompañado de Julio Sabines, hijo del poeta de Chiapas, asistió a esta conferencia.  

Al hacer la presentación del vate nicaragüense, el rector de la Universidad Autónoma de Chiapas, Angel René Estrada Arévalo, destacó que en 1980 recibió Ernesto Cardenal el Premio de la Paz del Comercio Librero Alemán y en fecha reciente fue nominado a recibir el Premio Nobel de literatura.  

Juan Bosco Zenteno, de la República de Nicaragua, estuvo como invitado especial durante la participación de Cardenal. 

Ernesto Cardenal, poeta nicaragüense nacido en Granada en 1925, terminó el bachillerato con los Jesuitas y se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad Nacional Autónoma de México.   

En 1948 realizó estudios de Literatura Norteamericana en la Universidad de Columbia de Nueva York y un año después viajó por varios países de Europa.  

De regreso a Nicaragua, en 1950, desarrolló una vasta actividad cultural como poeta, escultor y antólogo, además de participar en la lucha contra la dictadura. 

En 1957 ingresó al Monasterio Our Lady of Gethsemani, en Kentucky, Estados Unidos. Dos años después al Monasterio Benedictino de Cuernavaca, México, y posteriormente al Seminario de La Ceja en Antioquia, Colombia, para ordenarse finalmente como sacerdote, en Managua, en el año de 1965.   

Parte de su obra está contenida en las siguientes publicaciones: Epigramas en 1961, Oración por Marilyn Monroe y otros poemas en 1965, El estrecho dudoso en 1966, Salmos en 1967, Telescopio en la noche oscura en 1983, Quetzalcóatl en 1985, Cántico cósmico en 1989, Vida perdida en 1999. 

Al término de la conferencia, la cantante Malena Durán ofreció un concierto en el Parque Hundido de la UNACH, donde deleitó con su voz a estudiantes y catedráticos que se dieron cita desde temprana hora en dicho lugar para escuchar los poemas musicalizados del escritor chiapaneco Jaime Sabines.  

La intérprete estuvo acompañada por los compositores que musicalizaron los 14 poemas que contiene el disco La primera lluvia del año: Omar Guzmán, el tapachulteco Pepe Elorza, Jorge Buenfil y David Haro. 

Esta entrada fue publicada en Mundo.