“Aquellos tiempos” de Mario Rodríguez

AQUELLOS TIEMPOS”.- 

 

 

Mario Rodríguez Estrada.-

 

 

Hablemos de…Antropología.-

 

 

El pasado viernes 5 de junio 2009, mi dilecto hijo Mario Jr, futuro Maestro en Antropología, me invitó al IV Foro que los estudiantes de su Maestría organizaron, contando con la presencia de distinguidos Maestros y Doctores de su especialidad, los que disertarían acerca de los Nuevos retos para la Antropología Mexicana en el siglo XXI, aprovechando el evento para homenajear a los muy apreciados Doctores: Jacinta Palerm Viqueira y Mariano Amaya Serrano.

 

 

Efectuado en el viejo Patio Barroco del antiguo Colegio de de San Ignacio y San Javier, llegamos ambos un poco tarde, pues no pudimos resolver fácilmente los nudos gordianos automovilísticos, que la moderna vida queretanensi nos impone, así tardamos mas de media hora en recorrer la bella Calzada de los Arcos, invadida por hordas de paletos y nacayetos jovencitos, contratados por los presuntos suspirantes a los principales puestos políticos de mi ciudad y estado, que con gastadas y magulladas banderolas impedían la marcha normal de nosotros, los sufridos automovilistas…tras otra breve interrupción, ahora en la colonial calle de Cinco de Mayo, por las obras del “cableado”, al fin arribamos al distinguido recinto, mismo que en 1970-71 diera nacimiento a la leyenda de “los mártires de la parroquia”, la que en alguna futura ocasión les platicaré…ya una de las ponentes estaba en quinta velocidad, comentando las excelencias del tan esperado libro “Guía y lecturas para una primera práctica de campo”…editado por la estimada Maestra y Doctora Otilia Olvera Estrada, y coordinado por la Doctora Jacinta Palerm Viqueira…en uso de la palabra, esta singular y apreciada persona, hizo gala de sus amplios conocimientos en la materia, recalcando que para el Antropólogo, nuevo o de medio uso, el libro era una excelente herramienta de trabajo, facilitándole metodizar su trabajo y evitándole caer en errores…entre los varios conceptos vertidos, particularmente me agradaron sobremanera tres de ellos, pues no solamente se puede aplicar a los antropólogos, sino a un amplio universo de ramas…”No te detengas en tu trabajo por la falta de recursos, pues casi nunca los tendrás suficientes”…”Haz lo que puedas, con lo que tengas”…”¡PUBLICA!…no importa que otros te digan que ya todo se sabe y ya está publicado…aporta tus ideas y puntos de vista”…

  En verdad nos cayó a todos muy bien, pues su presencia es grata, ya que con su cara blanca, que le denuncia su origen familiar hispano, catalán y/o portugués ( y como no, con esos raros y fonéticos apellidos), con sus gafas redondas, que la denuncian a su vez como una gran lectora, completando el cuadro su blanco, corto y parado pelo, que le dan el aspecto de una gran y peleadora ave…quizá una esponjada y enojada águila…a continuación habló nuestra muy estimada y antigua amiga y ex alumna (casi en el kinder), Doña Otilia Olvera Estrada…hija de dos de mis mas queridos y recordados amigos y compañeros de mi primera y lejana juventud…en la bien recordada y amada Secundaria Nocturna para trabajadores de Querétaro (1952), acerca de lo importante que fue para ella y los primeros estudiantes de la Maestría en Antropología, el primer libro confeccionado a base de apuntes, transformado ahora en un esplendente y útil libro.

  Después continuó lo bueno, pues se dio paso al reconocimiento a los dos distinguidos Doctores, leyendo sus “fans” sus amplias currículas, trayectorias y logros de ambos…catarata de adjetivos que los homenajeados oían como aquel que oye llover, pero que todos los presentes sabíamos que eran perfectamente adjudicados…puesta la