La peregrinación de mujeres se van sin…

Se amachan las peregrinas: Sí van

Diario de Querétaro

José Luis Rodríguez

Con o sin la bendición y permiso del Obispo de Querétaro, Mario de Gasperín Gasperín, representantes de unas 5 mil mujeres, aseguraron que participarán en la tradicional romería al Tepeyac, partiendo del templo de La Congregación el próximo 11 de junio.

Lo anterior, en desacato de la decisión mayoritaria de la asamblea de la Asociación de Peregrinas, que preside Sandra Siliceo Valdespino, en donde se decidió no realizar la edición 51 de la peregrinación femenil, debido a la dificultad para cumplir con las normas sanitarias impuestas por las autoridades, debido a la epidemia de la influenza.

Ayer, un grupo encabezado por Lidia Juárez Riveros, ex dirigente de la romería, Teresa Uribe Jiménez e Irma Aragón, intentó sin éxito entregar un oficio dirigido al Obispo, tanto en la casa de Mario de Gasperín, como en festejo del jueves de Corpus, donde le pedían su bendición y auxilios espirituales para realizar la caminata.

En este último lugar, las peregrinas inconformes lograron entrevistarse con el Vicario General de la Diócesis, Salvador Espinosa Medina, quien les negó su autorización. Sin embargo, les dijo que pueden realizar su peregrinación pero bajo su propia responsabilidad y riesgo y que no les iba a designar a ningún sacerdote que las acompañara, pues sería caer en desobediencia al Obispo.

En entrevista, después de la negativa del clero a autorizar su peregrinar, las mujeres manifestaron que “la peregrinación femenil a la Basílica de Guadalupe nació de la desobediencia”, asegurando que harán la romería a pesar de la decisión en contrario que tomó la Asociación de Peregrinas.

Las inconformes con la cancelación de la peregrinación femenil de este año con motivo de la contingencia sanitaria por la influenza humana, recordaron que antes de 1958, año en que inicia la romería de las mujeres de manera oficial, había un grupo de ellas que caminaban sin autorización del entonces obispo Marcial Tinajero.

“Siempre decían en la radio que estaban excomulgadas las mujeres que iban porque no daba autorización el Obispo, pero con todo y eso siguieron caminando hasta que se les dio el permiso”, comentaron.

De la misma manera, este grupo de peregrinas se quejan de discriminación:

“Tenemos la misma resistencia, la misma condición que los hombres, no tenemos por qué sentirnos menos, tenemos toda la fe puesta en ella, posiblemente nos vayan a tomar a mal por desobedecer, pero no vamos a hacer nada malo, acataremos todas las medidas de seguridad”.

Agregaron que “no queremos que esto se interrumpa por una contingencia sanitaria que ya se quedó atrás; con el debido cuidado lo vamos a sacar adelante, esperamos en el buen criterio de nuestro pastor, que es el señor obispo, porque no queremos ir mal”.

Aseguran asimismo que tomarán todas las medidas de seguridad y sanitarias necesarias, y que ya cuentan con personal médico que las acompañe.

Esta entrada fue publicada en Mundo.