Recatan a los “decimistas” y “Jaraneros”

Convocan al XXXII Encuentro Nacional de Jaraneros y Decimistas

El Son jarocho, una tradición viva y en robusta vigencia.

En Tlacotalpan

Diario de Xalapa
Jorge Vázquez Pacheco

Xalapa, Veracruz.-Los diversos organismos involucrados en la organización del Encuentro Nacional de Jaraneros y Decimistas en Tlacotalpan trabajan desde ya en la coordinación para la trigésima segunda edición de una serie de jornadas que se han convertido en tradición ineludible para los aficionados al son jarocho y, desde luego, para sus cultivadores.

Por lo mismo, la Secretaría de Turismo del Estado de Veracruz, el ayuntamiento de Tlacotalpan, el Instituto Veracruzano de Cultura y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes han hecho circular ya la convocatoria para quienes deseen participar en el evento referido.

La invitación es para los conjuntos de músicos soneros, bailadores y decimistas en una reunión masiva que tendrá lugar del 31 de enero al 2 de febrero del presente 2011, en el marco de las fiestas de La Candelaria.

Los aspirantes deberán enviar su solicitud a más tardar el sábado 15 -esta misma semana-; la pueden obtener en las oficinas de la Unidad Regional de Culturas Populares de Xalapa, cuya dirección es Lucio 182, zona Centro de Xalapa, con teléfonos (228) 815 62 37 y 840 83 83. También en las instalaciones del Instituto Veracruzano de Cultura en Veracruz, y en la página de Internet: http://www.tlaco.com.mx/encuentro/

Los convocantes indican que habrá tres categorías. La primera es para grupos en general, la segunda corresponde a grupos indígenas y la tercera para conjuntos infantiles y juveniles.

Todos los participantes oportunamente inscritos tendrán derecho a hospedaje y alimentación, desde el día 31 de enero hasta el 3 de febrero a las 11 horas. Los organizadores se comprometen a dar a conocer oportunamente el día y la hora para la actuación programada de cada uno de los inscritos.

Es menester mencionar que algunos asistentes a encuentros anteriores nos reportan la incidencia de experiencias por demás desagradables, que van desde la saturación en los sitios para hospedaje y alimentos, hasta la falta de sanitarios portátiles. Ni qué decir de los asaltos contra visitantes y robo de instrumentos a los músicos.

Por lo mismo, se espera que las directivas de dependencias estatales involucradas -de reciente ingreso, por cierto- implementen las medidas pertinentes en lo que a seguridad respecta, así como para una adecuada organización. El asunto se contempla delicado, ya que Tlacotalpan apenas resurge de las desastrosas inundaciones ocurridas recientemente y la recuperación total es un proceso aún en marcha.

Quienes se interesan profundamente en la histórica continuidad para este evento, obligado para todo buen aficionado, esperan que todos los inconvenientes sean librados de la mejor manera y que los resultados sean del orden de lo satisfactorio.

Esta entrada fue publicada en Mundo.