En el Consejo Universitario se desata la lucha de profesores por llegar a la rectoría de la UAQ. Pobre Universidad

Primer round en UAQ:
piden a candidatos dejar cargos

Diario de Querétaro

José Luis Rodríguez

Sonó la campana en el ring y empezó el primer round en la contienda por la Rectoría de la Universidad Autónoma de Querétaro en plena sesión del Consejo Universitario, cuando Carmen Gilio, maestra de la Facultad de Psicología, hizo un “exhorto moral” para que renuncien a sus cargos los directivos que deseen ocupar la silla de Rectoría en el periodo 2012-2015.

No mencionó nombres, pero no hubo duda que sus destinatarios fueron los directores de Contabilidad, Derecho e Ingeniería, Fernando Valencia, César García y Gilberto Herrera, respectivamente. El otro aspirante, Marco Carrillo, renunció a la Secretaría Particular de Rectoría.

Pero el golpe al hígado lo acusó el director de la Facultad de Derecho, César, “El Chino” García, quien de inmediato descalificó el exhorto firmado por “El Colegio de Profesores de la Facultad de Psicología”, al argumentar que jurídicamente tal Colegio no existe y por tanto, “no sabemos quiénes son”.

Y para acabar pronto, tal documento, dijo, es una confusión completa, pues más que de moral, se debe hablar de lo ético, que es lo que va en el camino recto y este es el estado de derecho. Así argumentó su defensa pues la legislación universitaria no les obliga a renunciar si desean participar en el proceso electoral para la rectoría.

Fue en el punto de Asuntos Generales de la sesión ordinaria del Consejo Universitario, cuando la catedrática de Psicología pidió la palabra para leer la carta donde argumenta que “con la finalidad de que el proceso de elección de Rector sea equitativo, equilibrado y transparente, hacemos un exhorto moral para que quienes tengan algún cargo directivo en la Universidad renuncien a él para poder contender en igualdad de condiciones y permitir que las actividades sustantivas y adjetivas de la Universidad mantengan su ritmo normal de desarrollo”.

Sin embargo, se aclara en dicho texto que “sabemos que la legislación universitaria no limita la participación de directivos y funcionarios pero estamos convencidos que decisiones de esta naturaleza contribuirán a la mejora de la vida académica de la institución”.

ANHELANTES Y SUSPIRANTES

En esa discusión sobre la próxima sucesión electoral, surgió el debate sobre la denominación de quienes quieren llegar a la rectoría. Que no se les puede decir “aspirantes” y menos “candidatos”, dice el abogado César García, pues aspirante es aquel que se presente cuando esté la convocatoria a solicitar el registro; mientras que el candidato -de acuerdo al estatuto orgánico- es aquel al que le entregan el registro.

Por tanto, aclara, se les debe nombrar “anhelantes”, que, dijo, puede ser cualquier universitario que cubra los requisitos.

Pero el director de la Facultad de Derecho no contaba con el “jab” de izquierda que lanzó la profesora de Ciencias Políticas, Martha Gloria Morales Garza, quien le marcó un par de golpes.

Primero, para rebatir la “inexistencia jurídica” del Colegio de Profesores de la Facultad de Psicología que argumentó “El Chino”, Pues “decir que no existe jurídicamente no quiere decir que no exista, las cosas existen más allá de la regla”…pero le da la razón en el sentido de que nada obliga a la renuncia.

Enseguida, le demuestra que se “calentó” de más con la petición “moral” de la renuncia, pues con un exhorto no se está de acuerdo o en contra, simplemente se da y punto.

Y ya entrada en la polémica de la nomenclatura sobre los universitarios que quieren suceder a Raúl Iturralde, Morales Garza dijo que estos “no son aspirantes ni anhelantes…son suspirantes”.

Seguro que antes de que los universitarios se vayan de vacaciones, el próximo 8 de julio, la pelea avanzará al segundo o tercer round, con pronósticos reservados.

Esta entrada fue publicada en Mundo.