Yukio Mishima, escritor japonés

 

Por Hisashi Tanida

Mishima además fue nominado tres veces al Nobel de Literatura y trató de dirigir un golpe de estado.

Yukio Mishima no solo era un escritor famoso nominado a varios premiso internacionales, sino que también era actor, modelo, cantante y físico culturista. Todo un modelo para su generación, por lo mismo, cuando se suicidó, el impacto para el mundo artístico japonés y político no fue menor. Su legado es inmenso.

Nació en 1925 bajo el nombre de Kimitake Hiraoka en Tokyo, hijo de padres de clase media acomodada, sin embargo, se crió con su abuela y tuvo una infancia atormentada por su violencia y melancolía. Natsu, nombre de la anciana, solo lo dejaba ver a su madre en ciertas horas para que le diera pecho, no podía ver otros niños, practicar deportes o incluso permanecer al sol. Gran parte de sus días los pasó jugando con las muñecas de sus primas.

Con los años, Yukio pasó a criarse con su padre, quien constantemente le ponía presión ya que no era una persona lo suficientemente “masculina”, debido a su enorme sensibilidad. A pesar de esta interferencia, los cuentos de Mishima comenzaron a publicarse en prestigiosas revistas literarias. Uno de sus primeros cuentos, El Cigarrillo, publicado en 1946, describe la vergüenza que sintió cuando le confesó a sus compañeros en el Club de Rugby que también pertenecía al Club de Literatura.

En 1949 fue publicada su primera novela y éxito masivo Confesiones de una máscara, la cual es vagamente autobiográfica. Su narrador es un pequeño niño homosexual en el Japón antes de la guerra. La sexualidad de Mishima siempre fue cuestionada, sin embargo, estaba casado y tuvo dos hijos, pero también frecuentaba bares gay y era retratado en distintas fotos homo eróticas, siendo las más famosas las que realizó con el fotógrafo Eikoh Hosoe.

Mishima durante su carrera escribió 34 novelas, 50 obras de teatro, 25 libros de cuentos y al menos 35 libros de ensayos. Todo eso mientras modelaba, era físico culturista y protagonizaba y dirigía películas.

El 25 de noviembre de 1970, Yukio Mishima y tres miembros de su escuadrón paramilitar llamado Tatenokai, secuestraron a un oficial de alto mando y pidieron reunir a las tropas del ejército. Apenas salió al balcón para hablarles acerca de cómo deberían tomarse el poder para cambiar Japón y volver a ser la nación que alguna vez fueron. Fue tomado como una broma apenas empezó, por lo que se retiró rápidamente.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

Estando en la oficina, Mishima se dispuso a realizar el seppuku, la forma completa del hara-kiri: el suicidio ritual por desentrañamiento. Mishima, que había fracasado en su intento por devolverle la gloria a Japón, debía morir enterrándose un cuchillo de 25 centímetros en su estómago, esparcir sus intestinos, y finalmente ser decapitado. Lamentablemente, el verdugo de Mishima no pudo decapitarlo luego de varios intentos, por lo que otro asistente tuvo que ayudarlo en su suicidio.

Time
Así viven y así mueren los genios.

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *