A la FIL el Princesa de Asturias

Otorgan a la FIL de Guadalajara y al Hay Festival

El Premio Princesa de Asturias

Armando G. Tejeda

La Jornada

Madrid.

En una ceremonia inédita, discreta y semiconfinada por la pandemia del Covid-19, se entregaron en Oviedo los Premios Princesa de Asturias, que este año reconoció la labor por la difusión de la literatura de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), que compartió el galardón con la plataforma cultural Hay Festival.

Distanciados de un metro y medio, con poquísimas personas en el salón Covadonga del hotel Reconquista y con la mayoría de las intervenciones de los galardones a través de Internet, los Reyes de España, Felipe VI y Letizia, presidieron una ceremonia marcada por los cubrebocas, las medidas de seguridad sanitaria y que tuvo uno de sus momentos culminantes cuando se entregó el premio de la Concordia a una representación simbólica de los trabajadores de la salud pública española que han luchado los meses recientes contra la pandemia, que en España se ha saldado con más de 50 mil muertos y casi un millón de infectados.

Precisamente por la situación provocada por el virus del Covid-19, Raúl Padilla, presidente de la FIL desde su fundación, en 1987, ofreció su discurso de forma virtual y al que le dio un marcado carácter político y dedicó el galardón a las víctimas de la pandemia en México y en España.

Padilla advirtió que los libros se alimentan de la libertad y a la vez la amplían. La modernidad política apareció con la libertad de imprenta, con el derecho a escribir y publicar sin restricciones. Defendamos este valor fundamental, con más razón frente a los gobiernos populistas que hoy amenazan nuestra gerencia liberal y ponen en riesgo la democracia. Nuestra feria es una empresa cultural pública, creada y sostenida por la Universidad de Guadalajara. Esta fórmula parece un error para quienes desean que la suerte del libro se deje entera en manos del mercado, pero también a los gobiernos que creen que la cultura es prescindible y que los libros, la ciencia, la educación deben sacrificarse por otros ideales. Nuestra feria ha querido mostrar que la cultura es una inversión.

El rey Felipe VI destacó durante su discurso la labor de la FIL a lo largo de los años: El poder de la palabra escrita, la indudable influencia que los libros y la literatura tienen en la formación cultural, y el necesario apoyo que los escritores del mundo encuentran gracias a la FIL y al Hay Festival son sólo algunas de sus virtudes.

La escritora Anne Carson, que recibió el premio de las Letras, envió también su discurso a través de Internet, en el que recordó sus vivencias durante su peregrinaje por los caminos de España cuando realizó el llamado camino de Santiago. El rostro español es un rostro serio, un rostro severo; no sonríe sin una razón para hacerlo. Hasta que me acostumbré a ello, me preocupaba todo el tiempo estar haciendo algo mal. Los rostros norteamericanos, como saben, sonríen continuamente, con todos los dientes, sin motivo alguno. Pero una sonrisa española es difícil de ganar.

Uno de los discursos más esperados fue el José Ignacio Guerrero Sanz, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Gregorio Marañón, en Madrid, quien advirtió que la historia del año 2020 estará marcada por la peor crisis sanitaria a la que el mundo se ha enfrentado en el siglo XXI. Una pandemia que ha cambiado nuestra forma de vida y que nos obliga a afrontar un futuro incierto. Pero que también nos ha enseñado lecciones importantes y nos ha hecho recuperar valores esenciales. Hemos aprendido que es difícil entender la palabra concordia si no va unida a la de solidaridad y que una pandemia que nos trajo y trae tanto sufrimiento, dolor, deshumanización y muerte, también nos ha recordado que la concordia solo se obtiene con el esfuerzo de todos a través de la solidaridad.

La gala también estuvo marcada por la música de otro de los galardonados, que falleció recientemente, Ennio Morricone, quien recibió el galardón junto al también músico de bandas sonoras John Williams.

También fueron reconocidos en sus campos Dani Rodrick en Ciencias Sociales, Carlos Sainz en Deportes, la Fundación Gavi en Cooperación Internacional, e Yves Meyer, Ingrid Daubechies, Terence Tao y Emmanuel Candès en Investigación Científica y Técnica.

 

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *